Durante el 2015 las autopistas de cuota que se encuentran en el portafolio de Fitch Ratings (FR) mostraron un crecimiento positivo, a excepción del Libramiento de Perote, que fue afectado por un reordenamiento del tráfico en la zona. De los 31 tramos, 25 registraron crecimiento porcentual superior al del 2014 y en seis de ellos este porcentaje aumentó en dígitos dobles.

De acuerdo con la calificadora, las razones que originaron este desempeño fueron la apertura de nuevos tramos, como en el caso de Kantunil–Cancún, así como inversiones importantes dentro del área de servicio de las autopistas, como en Amozoc–Perote y el Circuito Exterior Mexiquense. Otra causa fue el desarrollo fuerte de las economías local y regional, como se observa en Monterrey–Cadereyta y el Libramiento de Saltillo.

Fitch refiere a través de un informe que ambos activos se localizan en las inmediaciones de Monterrey, cuya productividad y nivel de inversión han sido históricamente mayores que la media nacional, lo cual se refleja en el incremento de 15.6% durante el 2015 en el número de pasajeros del aeropuerto de la ciudad.

Astra Castillo, directora de Infraestructura y Financiamiento de Proyectos de Fitch, afirmó que prevén que el 2016 cerrará muy bien, aunque son estimaciones a corto plazo.

Demanda interna empuja buen desempeño

La calificadora percibe que el desempeño de las autopistas está impulsado más por la demanda interna del país y la dinámica propia de cada región, ya que la variación anual del consumo privado que alcanzó 5.0% en el 2015 es el porcentaje más cercano al desempeño del tráfico, lo cual constituye un buen reflejo de la demanda interna.

Astra Castillo comentó que esta mejora les ha llamado mucho la atención, puesto que, históricamente, en otros países el flujo en las carreteras está íntimamente relacionado con el Producto Interno Bruto (PIB), mientras que para el 2015 el flujo carretero registró un nivel muy por encima del PIB nacional.

Lo que pensamos que ha pasado es que este crecimiento está relacionado con la demanda interna; de hecho, en México siempre habíamos visto que una carretera no tiene tanta relación con el PIB nacional como con el PIB local, sólo que no hay información muy actualizada por región , afirmó.

Durante el 2015 la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales AC, que agrupa a las principales cadenas comerciales del país, reportó un incremento nominal de 11.3% en sus ventas totales, equivalente a alrededor de 9.2% en términos reales. Es por ello que, en opinión de la agencia, es muy probable que el 2016 también cierre con desempeño positivo para la mayoría de las autopistas, dado que las cifras de empleo, ventas de automóviles y financiamiento de la banca comercial fueron favorables en abril del mismo año.

Riesgo de Precio

La totalidad del portafolio está evaluada con Fortaleza Media, dado que todas las concesiones indican actualizaciones anuales a razón de la inflación del año anterior. En algunos casos se han acordado incrementos adicionales, pero éstos son aplicables sólo durante periodos específicos, en porcentajes determinados y como resultado de negociaciones que buscan restituir el reequilibrio económico de los títulos, tras haberse presentado algún evento extraordinario.

Ninguna de las autopistas presenta rezagos importantes en la actualización tarifaria como resultado de que los concesionarios privados tienen fuertes incentivos para incrementar las cuotas al máximo permitido. En el caso de las autopistas con concesionarios públicos que pudieran estar sujetos a presión política para mantener las tarifas sin cambio o incluso reducirlas, existen compromisos explícitos y formales que los obligan a aplicar los incrementos oportunamente.

A propósito de la evaluación que hace la calificadora, Astra Castillo dijo que las carreteras siempre van a estar expuestas a diferentes riesgos, pero, hoy, de manera particular; y en un corto plazo, no prevemos amenazas .

Se recuperan de la crisis

Si bien algunos de los activos del portafolio sufrieron un deterioro importante en sus niveles de tráfico durante la crisis financiera que inició en México en el 2008, sólo seis autopistas registraron volúmenes inferiores a sus máximos históricos al cierre del 2015. Esto significa que, a siete años del declive, 81% del portafolio se ha recuperado en términos de volumen.

La directora de área comentó que hace algunos años el tema de la inseguridad había ocasionado problemas en el flujo carretero de ciertos estados, pero que durante este año incluso éstos han presentado mejorías.

laura.quintero@eleconomista.mx