Las modificaciones a la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios permiten enfrentar el Covid-19 y sus nuevos retos, como la merma en ingresos locales y en transferencias federales, aseguró el secretario de Finanzas de Veracruz, José Luis Lima Franco.

En entrevista con El Economista, el funcionario explicó que esta nueva reforma aprobada este lunes en la Cámara de Diputados, la cual permite mayor margen de contratación y reestructuración de financiamientos ante situaciones de emergencia como la pandemia, responde a la serie de peticiones que hicieron los diferentes secretarios de Finanzas del país durante el periodo de contingencia sanitaria, donde reiteraron “que hay problemas de liquidez”.

“Es una buena reforma, surge de algunas peticiones de algunos secretarios de Finanzas de otros estados (...) Sí puede ayudar a muchos estados, hemos platicado con secretarios de Finanzas y muchos de los problemas que han planteado que necesitaban atenderse están inmersos en esta reforma”, aseveró.

Lima Franco expuso que “muchos estados del país han perdido el margen de maniobra para poder enfrentar los nuevos retos que se originaron por la pandemia”, por lo que, dijo, surgió la necesidad de acudir a refinanciamientos, “pero para poder hacerlo se necesitaban acelerar los procesos de obtención de créditos, los cuales son regulados por los Congresos locales”.

Subrayó que los gobiernos municipales son los que tienen el mayor reto, porque tienen menores recursos locales y son los que sufrirán mayores recortes en recursos federales; “esta reforma no sólo viene a ayudar a los gobiernos estatales, también a los municipales”.

Por su parte, el secretario de Hacienda de Chihuahua, Arturo Fuentes Vélez, recalcó que esta medida surge porque la pandemia ha provocado que se cuenten con menos recursos federales y locales.

Enlistó las medidas derivadas de la nueva reforma que beneficiarán a los gobiernos locales, como la de poder incrementar hasta 5% los Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores.

“La posibilidad de que se pueden hacer restructuras en los créditos de largo plazo, también es una medida que beneficia a todos los estados; y la flexibilidad en el ejercicio de transferencias federales, que en un año normal debieran estar devengadas, es decir, contratadas al 31 de diciembre y pagadas al 31 de marzo ahora se amplía esa fecha al 31 de octubre del próximo año”, recordó.

En tanto, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, también calificó como positivo el dictamen, ya que, agregó, la pandemia ha provocado parálisis en diversas actividades económicas y en algunos rubros de inversión, “por lo mismo, las posibilidades de contar con recursos se han mermado”.

Indicó que con este nuevo margen de decisiones, los gobiernos locales podrán contar con más recursos para las nuevas necesidades que están surgiendo.

“Es positivo lo que se aprobó, hay que esperar y revisar bien cómo se publica, pero estamos conscientes que ante situaciones extraordinarias se requieren acciones extraordinarias”, puntualizó.

No consideran a salientes

Fuentes Vélez destacó que si bien es positiva la reforma, no se consideró a los gobiernos salientes, ya que se deben finiquitar las actuales deudas a corto plazo, impidiendo que se contraigan nuevas obligaciones.

“Son medidas que se han buscado para dar alivio a estados y municipios en esta temporada, pero para las administraciones que concluimos el año que entra y que tenemos la presión de liquidar los créditos de corto plazo 90 días antes de que termine la administración, no hay alguna modificación”, sentenció.

“Desafortunadamente no hay algo específico para los 15 estados que terminamos el próximo año”, reiteró.

Apuesta por municipios

José Luis Lima descartó que la entidad con esta reforma vaya a contratar deuda, ya sea a corto o largo plazo, debido a que “la administración de Cuitláhuac García Jiménez se comprometió a mejorar los niveles de endeudamiento”.

En este año, dijo, Veracruz ha tenido mayor operatividad para enfrentar los retos presupuestales que se vienen.

“Por la instrucción de nuestro gobernador vamos a ser respetuosos con el Congreso local, si bien la reforma nos permitirá que durante la emergencia ya no pedir autorización, nosotros sí les seguiremos enviando la propuesta”, dijo.

Sin embargo, Lima Franco resaltó que sí aprovecharán estas modificaciones para la deuda bursátil de los municipios, ya que ellos enfrentan mayores retos.

“Trabajamos en una deuda bursátil que tienen los municipios de Veracruz, que deben ser 1,400 millones de pesos, buscamos liberales cerca de 30% de recursos, queremos pasar de emisión bursátil a un crédito bancario normal, podemos mejorar la sobretasa”, recalcó.

estados@eleconomista.mx