Querétaro, Qro. Querétaro es el segundo estado con mayor aportación de proveeduría mexicana para la compañía aeronáutica Boeing en México.

El primer sitio radica en Chihuahua, explicó el director de Relaciones Gubernamentales de Boeing para América Latina, Edward Tobon.

Boeing cuenta con aproximadamente 70 proveedores en México, que representan compras anuales por 1,000 millones de dólares para la compañía, siendo en Chihuahua donde se concentra la mayor parte de su base productiva.

La firma estadounidense trabaja en el mejoramiento de su base de proveedores en México, donde han detectado áreas de oportunidad en materia de calidad y de tiempos de entrega.

Por ello, ha emprendido la estrategia de implementar seminarios para las empresas que les proveen piezas aeronáuticas.

“Nos interesa que mejoren la calidad, que cuando digan que van a entregar el producto lo entreguen en ese tiempo, porque hemos tenido ciertos proveedores que no han podido entregar las partes en tiempo y nos ha afectado, entonces hemos estado trabajando en crear seminarios”, explicó.

En febrero del presente año realizó un seminario, mientras que han programado dos más para el 2019.

Edward Tobon refirió que la compañía trabaja especialmente en las regiones donde concentran grandes proporciones de su proveeduría.

Boeing, dijo, proyecta mantener su vinculación con los proveedores, mediante la cual se pueda generar un mayor impacto en la región donde cuentan con empresas suministradoras.

“El plan de nosotros no es tener un edificio que diga Boeing, la estrategia de nosotros ha sido continuar trabajando con proveedores, creo que aquí hacemos más impacto en la región porque podemos crear más empleos, estos mismos proveedores crean empleos, entonces la estrategia va a continuar haciendo eso”, declaró el directivo.

Proyectos

En este contexto, el directivo para Latinoamérica refirió que Boeing analiza instalar un centro de investigación en México, por lo que estudia plazas como Querétaro; sin embargo, la decisión se concretará durante el próximo año.

Contextualizó que entre los planes de la compañía se enlista una posible fusión con la brasileña Embraer, proyecto que aún se encuentra en proceso de aprobación.

“Estamos en este momento en discusiones con Embraer de una posible fusión, si es aprobada, Embraer y otra compañía aquí en Querétaro tiene una fábrica, eso nos daría otro vinculo a la región”, agregó.

Se ha planteado que la fusión consiste en la compra de 80% del área comercial de Embraer, aunado a que se vislumbran ventajas como que Embraer genera aviones de menores dimensiones en comparación con los que produce Boeing, sumado a la presencia y base manufacturera que tiene la brasileña en la región de Latinoamérica, que representa el cuarto mercado de aviación más grande del mundo.

La firma proyecta que las aerolíneas de la región demandarán 3,050 nuevos aviones valuados por 350,000 millones de dólares en las próximas dos décadas, triplicando el tamaño de la flota existente.

Durante 60 años, México ha sido cliente de la empresa estadounidense, dado que en el país hay 270 aviones Boeing en servicio, siendo Aeroméxico una de las aerolíneas que opera con flota de la firma.