Querétaro, Qro. Pequeñas y medianas empresas queretanas ven potencial en estrechar lazos comerciales con Centroamérica mediante el intercambio de proveeduría. Guatemala, El Salvador, Panamá, Nicaragua y Costa Rica son algunos de los países donde se visualizan oportunidades de negocio.

El presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Querétaro, Sergio Nava, expuso que se planea firmar un convenio con cámaras empresariales centroamericanas para facilitar el trabajo conjunto y la vinculación entre empresas.

Actualmente hay relación con las cámaras de Comercio e Industria Guatemalteco-Mexicana, Salvadoreña Mexicana de Comercio), Empresarial Honduras-México, de la Industria y Comercio Mexicana, de Industria y Comercio Costa Rica-México y la de Comercio México-Panamá.

A partir del 5 de noviembre comenzarán a realizar sesiones virtuales por país para que cada organismo exponga sus ventajas.

El miembro del Consejo Ejecutivo de la Unión de Cámaras Binacionales México-Centroamericana (Ucabicimex), Armando Martín, destacó que el empresariado mexicano tiene un alto potencial en desarrollar lazos con Centroamérica, debido a que tradicionalmente se ha enfocado en la relación comercial con Norteamérica.

El potencial de negocios que existe entre México y Panamá se centra en la industria farmacéutica, alimentos procesados, combustibles, equipo médico, plástico, acero, entre otros.

El director de la Cámara de Industria y Comercio Costa Rica-México, Santiago Aguilar, señaló el potencial económico que significa la región en su conjunto, dado que representa 30% del mercado mexicano.

“La idea es dar a conocer la existencia de estos mercados”, ahondo.

Representantes de cámaras en Centroamérica expusieron las oportunidades comerciales de naciones como Costa Rica, que exporta hacia México 2.6% de su total, principalmente aceite de palmar y derivados, preparaciones alimenticias e implementos médicos; Costa Rica representa 0.16% del comercio con México.

estados@eleconomista.mx