Guadalajara, Jal. Debido a que el confinamiento para evitar contagios de Covid-19 obligó a suspender actividades económicas en sectores no esenciales de marzo a junio, el sector de la proveeduría automotriz en Jalisco perdió en ese lapso 10% de su plantilla laboral.

El presidente del Clúster Automotriz de Jalisco, Rubén Reséndiz, dijo a El Economista que de los más de 7,000 empleos directos que ese sector genera en la entidad, la pandemia causó la pérdida de alrededor de 700 puestos de trabajo.

“No se ha recuperado totalmente la producción que se tenía antes de todo este problema, primero porque ya traíamos una caída del sector automotriz desde el año pasado”, comentó.

De acuerdo con sus proyecciones, en el último trimestre del 2020 podría recuperarse “un poco” la venta de automóviles en México y con ello la industria de autopartes y componentes en el país.

No obstante, aclaró, al cierre del 2020 se prevé una caída de 25 a 30% anual en las ventas de autos en el mercado doméstico.

El presidente del Clúster Automotriz indicó que en el 2019 la producción de la industria de autopartes en Jalisco ascendió a 343,000 millones de dólares, que equivalen a 3.5% de la producción nacional. Sin embargo, “este año también se espera una disminución en la producción”, por lo que hasta el mes de agosto ascendía a 173,000 millones de dólares.

Proveeduría nacional

Rubén Reséndiz destacó que, pese a la caída en ventas de automóviles y la baja en producción de autopartes, la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que establece un incremento en el contenido regional, supondrá una oportunidad de recuperación para el sector.

“Por cada dólar que se exporta a Estados Unidos hay 40 centavos que corresponden a insumos de Estados Unidos”, precisó el presidente del Clúster Automotriz de Jalisco, al destacar que esa cifra muestra la oportunidad de crecimiento que tiene la proveeduría nacional.

“Sobre todo ahora que las empresas están buscando componer sus cadenas de suministro y con esta guerra comercial que sigue entre Estados Unidos y China, pues se empiezan a mover hacia otros países algunos proveedores que están instalados en China; y ésa es una oportunidad para nosotros como estado”, subrayó.

Reséndiz Pérez indicó que Jalisco sigue siendo “muy atractivo” por sus costos de producción y el nivel salarial, lo que podría atraer al estado posibles inversiones en el sector.

estados@eleconomista.mx