Querétaro, Qro. Las políticas proteccionistas implementadas por el gobierno estadounidense y la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) han motivado la búsqueda de  mercados alternos para firmas como Agropark, que coloca la totalidad de su producción en Norteamérica.

El director general de la Asociación de Invernaderos en Agropark High-Tech GreenHouse Cluster, Saúl Báez Hernández, detalló que 100% de la producción se comercializa en Estados Unidos  y Canadá, toda vez que en México sólo llega a quedarse el rezago.

Expuso que hasta ahora no ha habido dificultades para exportar, dado que la producción se tiene pactada a través de contratos, lo que protege la colocación del producto.

“Canadá y Estados Unidos son nuestro mercado principal, aunque evidentemente estamos tratando de ver otras opciones por todo lo que implica el Tratado de Libre Comercio y varias cuestiones, pero seguimos trabajando con Canadá y Estados Unidos para comerciar el jitomate y pepino”, detalló.

La primera etapa de Agropark cuenta con alrededor de 135 hectáreas desarrolladas, generando una producción anual de 150,000 toneladas de productos: variedades de jitomate, pimiento y pepino.

“Realmente hasta ahora no hemos tenido mayores complicaciones, pero no significa que no las vaya a haber, afortunadamente tenemos una distribución completa de nuestros productos, pero no sabemos cuál vaya a ser el comportamiento por la política económica proteccionista que está manejando el gobierno estadounidense. No sabemos qué pueda venir en un futuro inmediato porque es complicado”, declaró Báez Hernández.

En coordinación con el gobierno federal, comentó, se ha planteado potenciar la apertura comercial, generando estrategias comerciales con miras a los mercados de Asia, Europa y América del Sur.

“Nosotros vamos mucho de la mano con gobierno federal en cuanto a la apertura de otras opciones y no nada más respecto al gobierno federal, sino respecto a las propias estrategias comerciales; sí se están viendo opciones para comercializar en otros mercados, en otras latitudes”, refirió.

La consolidación de nuevos mercados dependerá de identificar nichos específicos hacia donde se pueda exportar la producción, detectando áreas de oportunidad en otros países.

Para ello, se requiere primeramente de la identificación de mercados potenciales, toda vez que en algunos casos se tienen pactados compromisos entre naciones.

“Aunque la política económica la dicta el presidente (Donald Trump), la tiene que avalar el Congreso, pero no deja de ser un tema muy complicado para los inversionistas, de incertidumbre más que otra cosa, porque con todo y lo que podemos producir realmente el mercado norteamericano es muy voraz y puede comerse todo lo que nosotros no producimos aún en el país”, expuso el directivo.

En tanto que la depreciación del peso frente al dólar no ha significado afectaciones para los productores instados en suelo mexicano, dado que el producto final —al ser exportado a Norteamérica— se comercializa con base en el billete verde.

Medidas

Ante la medida de Estados Unidos de aplicar aranceles al acero y aluminio procedentes de México, Canadá y la Unión Europea en 25 y 10%, respectivamente, la semana pasada se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el que se modifica la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación, el decreto por el que se establece la Tasa Aplicable durante el 2003, del Impuesto General de Importación, para las mercancías originarias de América del Norte, y el decreto por el que se establecen diversos programas de promoción sectorial.

Es decir, México impondrá aranceles de entre 5 y 25% a la Unión Americana en productos de acero, modalidades de carne de puerco, tipos de queso, manzanas, papas, arándanos rojos, whisky Tennessee o whisky bourbon, por citar algunos.

estados@eleconomista.mx