Caja Libertad se convirtió en Libertad Servicios Financieros hace apenas unos meses. Al hacerlo, dio el primer paso para convertirse en un negocio controlado por un pequeño grupo de personas, entre los que destacan su administrador general, José Antonio Rico Rico, y Martín Díaz, cabeza visible de un nuevo grupo de inversionistas que han tomado la Presidencia y posiciones clave en el Consejo de Administración de Libertad Servicios Financieros.

En juego está el futuro de una entidad que tiene alrededor de 1.5 millones de socios y activos que sumaban 9,398 millones de pesos en octubre del 2012. La sesión del Consejo de Administración celebrada el 9 de enero pasado pone en evidencia las lagunas del esquema de transición de las cajas de ahorro en sociedades financieras populares. Fue diseñado para garantizar la solvencia de las instituciones. Dejó abierta la posibilidad de que entidades que nacieron como mecanismos de solidaridad financiera para personas de escasos recursos se convirtieran en grandes negocios para unos cuantos. Por eso es tan significativo el anuncio de los cambios en el Consejo de Administración de Libertad Servicios Financieros, ocurridos el 9 de enero del 2013.

Caja Libertad es la número uno en el ecosistema de ahorro popular de México, con una fuerte presencia en El Bajío y en particular en el estado de Querétaro. Tiene 60% del número total de clientes de lo que hasta hace poco eran cajas de ahorro; 57% de la cartera vigente y 49.6% de los activos del mercado. Nació en 1960 en Querétaro, por iniciativa de tres sacerdotes, Luis Ugalde, Emilio Perrusquía y Agustín Saavedra. En los últimos años, ha experimentado un crecimiento notable. En promedio ha abierto una sucursal cada 27 días. Ha incorporado más de 120,000 clientes por año en el último lustro.

Libertad Servicios Financieros se encuentra en proceso de convertirse en el primer banco popular de México, de acuerdo con José Antonio Rico Rico, que fue hasta hace unos días Presidente de la entidad financiera y ahora aparece como Vicepresidente del Consejo. Al hacerlo se convertirá en uno de los 15 bancos más grandes del sistema financiero mexicano, considerando el tamaño de los activos, el número de clientes y los recursos administrados.

El proyecto de banco popular es de conocimiento público, en la medida en que José Antonio Rico ha expresado con frecuencia esta decisión estratégica. Menos explícito ha sido Rico respecto del proceso de canje de títulos de los socios de Libertad. Esta operación fue concebida para excluir a los cientos de miles ahorradores que ahora tienen acciones de Libertad Servicios Financieros: es compleja y opaca. No hay publicidad del canje de títulos en las oficinas de Libertad, tampoco en el sitio oficial de Internet, libertad.com.mx. La difusión del proceso de canje es crucial porque los derechos de propiedad prescribirán para aquellos socios que no cambien sus acciones.

Si las cosas suceden de la forma en que está previsto en el esquema diseñado por José Antonio Rico y el grupo de Martín Díaz, lo que habrá ocurrido es una transferencia de riqueza de cientos de miles de accionistas a un pequeño grupo. Basta decir que Libertad Servicios Financieros tendría un valor de mercado aproximado a los 7,000 millones de pesos, de acuerdo con analistas del sector consultados por El Economista.

Por el momento, las autoridades de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores no han sido notificadas. Su autorización será clave para legitimar este proceso de privatización que pondría fin a una historia de éxito del ahorro popular.

J. Antonio Rico Rico

EL FACTOTUM

José Antonio Rico Rico es ahora uno de los empresarios más acaudalados de Querétaro. Presidente de Libertad Servicios Financieros hasta enero de 2013 y vicepresidente desde hace dos semanas. Su carrera empezó en la administración pública estatal, donde tuvo posiciones más bien modestas. Su llegada a la Caja Popular Libertad marcó un antes y un después. Fue escalando posiciones en la entidad financiera hasta alcanzar la presidencia. Desde ahí, ha cimentado una cartera de inversiones que incluye la Plaza Boulevares en Querétaro, el equipo de futbol Querétaro de primera división profesional y el inmueble donde se asienta la sede principal de Libertad Servicios Financieros.

uiee@eleconomista.mx