Monterrey, NL. A casi dos años del cierre definitivo del Penal del Topo Chico, el gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón entregó la primera etapa del Parque Libertad a los vecinos del sector.

Luego de un recorrido, el mandatario estatal mencionó que el Parque Libertad es un recordatorio de una historia de terror, miedo y angustia, que vivían los habitantes del sector, así como los propios internos ante la delincuencia que imperaba dentro y fuera del inmueble.

“Imagínense quitarle el negocio de 500 millones de pesos mensuales a la delincuencia que controlaba el Penal del Topo Chico, no es sencillo; no es fácil”, destacó el mandatario.

Agregó que, tras 40 años por fin se tomó la decisión de hacerle frente al problema que representaba el Penal del Topo Chico y que nueve administraciones estatales anteriores no pudieron resolver.

“Las indecisiones causan problemas y consecuencias. No diré que no hicieron nada, no; hicieron lo que podían hacer pero, controlar el sistema penitenciario ninguno de ellos se atrevió. Las razones serían, a lo mejor las circunstancias no eran las adecuadas en ese momento”, opinó a dos semanas de terminar su gestión como gobernador del estado.

Jorge Luis Martínez Lara, director general del Fideicomiso de Proyectos Estratégicos dijo que la obra tuvo un costo 152 millones de pesos en su primer avance y cuenta con 10 hectáreas de terreno donde se ubican 6,000 metros cuadrados de explanada y 4,000 metros cuadrados de andadores peatonales.

También cuenta con circuitos de vita pista y ciclo pista de 900 metros cada uno, cuatro parques de bolsillo, área central con cancha de futbol, juegos incluyentes, 50,000 metros cuadrados de áreas verdes con sistema de riego automatizado, iluminación total del parque, estacionamiento público y 700 árboles.

Al centro del parque y como emblema del mismo, se conserva el edificio icónico de las celdas denominado “La Cruz”, como un vestigio del antiguo Penal del Topo Chico que está proyectado para albergar un museo.

El Centro de Prevención y Reinserción Social Topo Chico lo inauguró en 1943 el general Bonifacio Salinas Leal, y fue cerrado definitivamente el 1 de octubre de 2019. Este inmueble guarda en su historia el peor enfrentamiento al interior de un penal; el 11 de febrero de 2016 murieron 52 reos, y 12 resultaron heridos, cinco de ellos de gravedad.