Puebla, Pue. En la autopista Puebla-Orizaba es imposible circular por la noche, aun cuando se contrate seguridad privada, ya que los operadores se niegan a hacerlo por temor a ser asaltados y las empresas de transportación están reportando secuestros de unidades con cargamentos que oscilan entre los 800,000 y dos millones de pesos. 

El delegado de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) en esta entidad, César Flores Ruiz, manifestó que es grave la situación de inseguridad a pesar de que la Policía Federal está implementando más operativos, pero sin aumentar el número de elementos a lo largo de ese tramo que a partir de las nueve de la noche nadie quiere tomar. 

Mencionó que también ha bajado 30% el número de servicios por las noches hacia el sur-sureste del estado, para la entrega de productos, sobre todo perecederos y alimentos enlatados, porque es lo que más están atrapando a los vehículos, después de secuestrarlos por algunas horas para luego abandonarlos. 

El delegado local explicó que autoridades estatales, municipales y federales no atienden las inconformidades de los transportistas y califican los casos de hechos aislados, cuando “nos están afectando económicamente porque tenemos que absorber los costos con nuestras pólizas las pérdidas de mercancías”. 

Las penalizaciones representan hasta 20% de un contrato, lo que repercute en los ingresos de la firma transportista que debe asumirlas y se han vuelto recurrentes desde el 2018. 

Además, las aseguradoras están subiendo los costos de las pólizas hasta 200%, por lo que están pagando hasta 400,000 pesos al año para tener esa protección. 

Mencionó que al menos seis casos se reportan por quincena, aunque habría más si los empresarios presentarán sus denuncias, pero al ver que no hay respuesta de las autoridades para investigar dejan de acudir ante el ministerio público y asumen su responsabilidad como prestadores de un servicio. 

“Antes sabíamos que los riesgos de un asalto eran a las 12 de la noche, pero se empieza a obscurecer y es cuando las bandas aprovechan para detener las unidades, en algunos casos con falsos retenes los cuales montan por 10 minutos, tiempo suficiente para obligar a cualquier trailer para que se pare y lo secuestren”, apuntó Flores Ruiz. 

Industria textil 

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Industria Textil (Citex), Carlos Couttolenc López, refirió que otro tramo de preocupación es el de San Martín Texmelucan sobre la autopista Puebla-México y viceversa, ya que camiones con pacas de algodón, hilo, tela y prenda, son los que más se roban, la cual aparte de vender en el mercado negro como son tianguis de Puebla y Tehuacán, también la ofrecen a pequeños fabricantes que están dispuestos a adquirirla para abaratar costos de producción. 

Los montos de las mercancías oscilan entre los 600,000 y 800,000 pesos, montos que las empresas tardan hasta ocho meses en recuperar con sus ventas. 

Indicó que no puede estar pasando en el corredor logístico que conecta al sur y centro del país, sobre todo que los atracos están ocurriendo en tramos de peaje, lo que deben ser un llamado de atención para las autoridades sobre todo de Caminos y Puentes Federales (Capufe).