A través del "Modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil México”, nuestro país ha logrado reducir el trabajo de menores 4 puntos porcentuales, informó la representación en México de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De acuerdo con datos de la secretaría del Trabajo y Previsión Social, los estados con mayores municipios con probabilidad de riego alto son: 12 en Chiapas, 6 en Oaxaca, 4 en Puebla, 4 en Jalisco, 3 en Durango, 1en Campeche y 1 en Chihuahua.

“Los resultados del Modelo a nivel estatal son un insumo importante para que los estados puedan ajustar y focalizar sus esfuerzos preventivos en los Municipios con el mayor riesgo de trabajo infantil, para así interrumpir la trayectoria hacia la ocupación infantil no permitida”, destacó Noortje Denkers, Oficial de Trabajo Infantil de la OIT.

Mientras que en el módulo de trabajo infantil se pudo detectar que las entidades como son Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Guerrero son las que tienen la mayor tasa de ocupación laboral  infantil no permitida.

De acuerdo con la información del gobierno federal, en 2007 se tenían detectados a 3.6 millones de niños que en condición de trabajo; mientras que la última encuesta del 2015 se reportan a 2.2 millones.

La meta que se ha fijado nuestro país, en concordancia por la Organización Internacional del Trabajo refieren que para el 2025 se debe erradicar el trabajo infantil en el país.

“El objetivo de estos estudios es brindar herramientas a los países para la prevención y erradicación del trabajo infantil y avanzar en la consecución de las metas nacionales y los compromisos asumidos a nivel internacional, para lograr que todas las niñas, niños y adolescentes disfruten su infancia y gocen de todos sus derechos”, puntualizó Denkers.

Los principales factores que incentivan la ocupación infantil no permitida en México son el sexo masculino, si el jefe del hogar está ocupado en el sector agropecuario y si hay hijos adolescentes. 

Los factores de protección, es decir, los que desincentivan trabajo infantil en México, son la escolaridad del jefe del hogar y de su cónyuge; el acceso del jefe del hogar a la seguridad social, el número de integrantes del hogar –ya que en los hogares donde hay más adultos aumentan las probabilidades de que los integrantes menores de edad tengan menos necesidad de trabajar– y si la niña, niño o adolescente asisten a la escuela.

abr