Mexicali, BC. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) respaldaron la construcción de Constellation Brands en Mexicali, y pidieron al gobernador de Baja California, Francisco Arturo Vega de Lamadrid, apoyar la instalación de la compañía estadounidense con el fin de contrarrestar la interrupción del proyecto.

El presidente del CCE Tijuana, Kurt Honold, dijo que el mensaje para los inversionistas extranjeros sería equivocado, ya que no tendrían la tranquilidad de inyectar capital en el estado al pensar que podrían sufrir algún conflicto como el de la cervecera, que a la fecha mantiene suspendida la construcción de su planta en tanto el municipio revisa si cuenta con permisos.

Sería perjudicial (que la obra se suspendiera), no sólo para Baja California sino también para el país, porque es un proyecto que está dejando derrama y que también viene a traer más de 1,000 empleos, y todo por una falsa información .

Por su parte, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, también señaló que sería una gran pérdida para Mexicali que uno de los proyectos más importantes de las últimas décadas se vaya de la ciudad, porque además de la fuga de la inversión, se pondrían en riesgo otras inversiones.

Lamentó que el cabildo de Mexicali haya decidido parar por 10 días las obras, pues como destino de inversión, este hecho genera incertidumbre para las compañías que eventualmente le costará al municipio un daño en materia de reputación que tendrá consecuencias negativas.

Empleo y capital

El lunes pasado, la compañía informó, en un comunicado de prensa, que durante los próximos años se invertirá un total de 1,400 millones de dólares y se crearán más de 750 empleos permanentes para la gente de Mexicali, y otros 4,000 trabajos a lo largo del proceso de construcción.

La empresa afirmó que el proyecto ha cumplido en todo momento con los procesos de obtención de permisos y licencias acorde a cada etapa del mismo.

El Ayuntamiento de Mexicali solicitó la suspensión de la construcción de la planta cervecera por un periodo de 10 días, en atención a un exhorto que lanzó el Congreso de Baja California para revisar si la compañía cuenta con los permisos de operación que requiere.

estados@eleconomista.mx