El huracán Lorena provocaba el viernes precipitaciones en el popular destino turístico Los Cabos, en el sur de la península mexicana de Baja California, y las autoridades instalaron albergues ante la advertencia de que podría empeorar el clima.

El ciclón, que el jueves se había degradado a tormenta tropical, generaba vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora (kph) y se ubicaba a 55 kilómetros al este de Cabo San Lucas, dijo en un reporte el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

El centro de Lorena avanzaba a 10 kph con dirección oeste cerca de la costa sur de la península Baja California, donde se localizan los centros vacacionales San José del Cabo y Cabo San Lucas, muy popular entre turistas estadounidenses.

"Se pronostica que Lorena traerá vientos huracanados a una porción de la península Baja California hoy (viernes), donde una advertencia de huracán está activa. Los preparativos para proteger vidas y propiedades deben apresurarse", dijo el CNH. "Las condiciones de huracán deberían comenzar pronto", agregó.

En Baja California Sur se habilitaron 14 refugios temporales a los que comenzaron a llegar algunas decenas de personas. Protección Civil pedía a los pobladores de zonas vulnerables que fueran a los albergues y decenas de vuelos al aeropuerto de Los Cabos fueron cancelados.

Lorena, actualmente un huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, provocó fuertes precipitaciones en la semana en estados de la costa occidental de México, desde Jalisco a Sinaloa. Autoridades dijeron que el ciclón no había causado decesos pero sí algunos daños materiales e inundaciones.

En tanto, la tormenta tropical Mario, que se ubicaba muy cerca de Lorena a 555 kilómetros al sur de la península Baja California, exacerbaba las precipitaciones en la costa mexicana.

Autoridades advirtieron sobre riesgos de deslaves, desbordamientos de ríos o afectaciones en vialidades. Las clases permanecen suspendidas en algunos municipios de los estados afectados por las fuertes lluvias.