Tijuana, BC. Residentes en Tijuana comienzan a cruzar a San Diego para comprar combustible, ya que durante los últimos cinco días no hubo abastecimiento de gasolina en la ciudad, sumado a que el costo del otro lado de la frontera es menor que en territorio mexicano.

Filas de hasta 30 minutos o una hora de espera han comenzado a formarse en las estaciones de combustible en Chula Vista y San Ysidro, que están situadas a un costado del municipio, pero dentro del territorio anglosajón.

El consejero de la Asociación de Propietarios de Estaciones de Gasolina en Tijuana (APEGT), Alejandro Borja Robles, dijo que la fuga de consumidores no sólo se debe al bloqueo en la planta de Petróleos Mexicanos -en Playas de Rosarito-, sino a que han perdido competitividad contra las empresas estadounidenses.

Estamos preocupados porque no hemos podido ver el impacto económico con toda claridad. Han sido muchas cosas en poco tiempo, pero empieza a verse una fuga que, además, crece muy rápido. Hablamos de 15% o hasta 20% , advirtió.

El empresario dijo que la fuga comenzó a registrarse desde el 1 de enero, cuando el costo del combustible en la ciudad pasó de 13.55 a 16.04 pesos el litro de gasolina Magna, mientras que en algunas partes de San Diego su precio es de hasta 2.49 dólares por galón, es decir, alrededor de 13.16 pesos el litro.

Sin embargo, el desabasto de gasolina que hubo en las 240 estaciones en los municipios de Tijuana, Playas de Rosarito y Tecate, a raíz del bloqueo que realizaron unas 300 personas en la planta de Petróleos Mexicanos (Pemex) de Rosarito, agravaron la situación y causaron que cientos de personas optaran por cruzar la frontera.

Borja Robles dijo que incluso detectaron que había estaciones de combustible del otro lado de la frontera que también tenían largas filas, con tiempos de espera que llegaron en algunos horarios hasta los 40 o 60 minutos.

El empresario dijo que han decidido realizar un estudio para verificar a cuánto asciende el impacto económico generado por la fuga de consumidores.

estados@eleconomista.mx