Guerrero, Baja California Sur y Morelos encabezan el ranking de las entidades con el mayor impacto económico de la violencia per cápita durante el 2015, con 36,033, 30,160 y 29,178 pesos, respectivamente, de acuerdo con el Índice de Paz de México (IPM) 2016.

Mientras los menores costos por este fenómeno social se registraron en Veracruz (8,485), Chiapas (9,695) y Yucatán (11,050 pesos).

Aunque en la lista de los estados menos pacíficos aparecen Guerreo, Sinaloa y Morelos, con las calificaciones de 3.86, 3.41 y 3.12, en donde la máxima calificación es de cinco puntos.

Según el estudio elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP, por sus siglas en el inglés), el impacto económico de la violencia en el 2015 a nivel nacional fue de 2.12 billones de pesos (134,000 millones de dólares), cifra equivalente al 13.1% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, que representa 17,525 pesos por habitante.

Hay una diferencia importante en el impacto económico per cápita de la violencia entre los estados más y menos pacíficos. Por ejemplo, en Guerrero el impacto es cuatro veces mayor con 36,033 pesos por persona, que en Hidalgo, la entidad menos violenta durante el año pasado, donde fue de 11,870 pesos por persona.

De acuerdo con Patricia de Obeso, coordinadora del Instituto para la Economía y la Paz en México, no solo se trata de lo que se invierte para contener o enfrentar la violencia, sino que ésta tiene repercusiones negativas en el desarrollo económico de las entidades, ya que en muchas ocasiones ahuyenta o incluso propicia el retiro de inversiones, por el costo que genera la violencia a las empresas, puesto que dos tercios del costo de la violencia para éstas se debe a pérdidas económicas causadas por la delincuencia.

Explicó que en el caso de Guerrero, que encabeza la lista de los estados más violentos, en términos económicos, esta condición también ha repercutido en el rezago y el mal desempeño de varios indicadores de desarrollo, como lo es un entorno empresarial débil, distribución inequitativa de recursos y altos niveles de desocupación.

Los siete indicadores que mide el índice son homicidios, delitos con violencia, delitos cometidos con armas de fuego, presos sin condena, financiamiento de las fuerzas policiales, crímenes de la delincuencia organizada y la eficiencia del sistema judicial.

Los más pacíficos

Del otro lado de la moneda se encuentran las entidades mejor posicionadas en el menor costo de la violencia per cápita, que son Hidalgo (11,870 pesos), San Luis Potosí (11,324), Yucatán (11,050), Chiapas (9,695) y Veracruz (8,485).

Patricia de Obeso refirió que en el caso del territorio veracruzano, notaron que hay una gran deficiencia en la información que presentan a través de sus datos oficiales, en esta entidad estas cifras sobre la incidencia delictiva son cada vez más cuestionables .

Hicimos un análisis de cómo cuenta los homicidios el Inegi y cómo los cuenta el Sistema Nacional de Seguridad Pública, que son los corresponsales de la Procuraduría del estado de Veracruz y vemos que hay una discrepancia de un poco más de 60.0%, es decir, 40.0% de los homicidios en Veracruz no son investigados y no están en los números oficiales , afirmó.

En general, dijo que hay una gran cantidad de opacidad en los informes gubernamentales, pero que fue en Veracruz donde encontraron más irregularidades.

A pesar de todo hay mejoras

De acuerdo con el índice, durante el 2015 hubo una disminución de 4.0% en el impacto económico de la violencia, que derivó en un dividendo de paz de 76,000 millones de pesos; esto se trata del efecto neto de las reducciones de la violencia, del 2014 al 2015. Algunos costos aumentaron el año anterior, como los de los homicidios y el gasto gubernamental en este rubro, en tanto que otros bajaron, como los de los delitos con violencia y los relacionados con la delincuencia organizada.

Los resultados del IPM 2016, señalan que el nivel de paz en México mejoró 13.5% entre el 2011 y el 2015. Ese periodo de recuperación es posterior a seis años consecutivos de deterioro entre el periodo 2005-2010. El rango total entre los estados más y menos pacíficos se redujo 5.0% entre el 2011 y el 2015. Si no se incluye en los estimados a las entidades menos pacificas durante el año pasado, la brecha se reduce 38.0 por ciento.

De las 32 entidades de la República, 25 registraron mejoras en la calificación del IPM del 2011 al 2015, mientras que los siete territorios restantes obtuvieron un deterioro.

En los últimos cuatro años, la mejoras en los niveles de paz han generado un beneficio económico de 802,000 millones de pesos, que representa una reducción de 38.0% en el impacto económico de la violencia, lo que equivale a casi 1.5 veces el tamaño de la producción agrícola de México en un año.

Los peores y los mejores del último lustro

Los cinco estados con los mayores deterioros en materia de seguridad del 2011 a la fecha son Baja California Sur con una caída en su calificación de 34%; Zacatecas, con 18%; Oaxaca, con 13%; Querétaro, 11% y Guanajuato, con 7%, de acuerdo con el Índice de Paz en México (IPM).

A pesar de que Baja California Sur es el estado con el mayor retroceso en los últimos cinco años, una parte muy importante del deterioro se registró el año pasado, señala el estudio.

Por otra parte, Patricia de Obeso explicó que a pesar de que Guanajuato y Querétaro están entre los estados pacíficos , ambas entidades se ubican en el top de las más deterioradas, debido a que como estaban calificadas muy bien, pequeños deterioros han afectado su calificación en los últimos cinco años.

A pesar de este descenso, ambas entidades cuentan con buena percepción de seguridad entre inversionistas internacionales, haciéndolas atractivas para la Inversión Extranjera Directa (IED), ya que cuentan con un entorno empresarial sólido.

En el tabulador donde cinco es la calificación que indica menor paz; en 2011, Guanajuato obtuvo una calificación de 1.87; en 2015, de 2.07, mientras que Querétaro en 2011 tuvo 1.87 y en 2015 también está calificada con 2.07.

Los mejores

Por el contrario, los cinco estados que presentaron los mayores avances en las calificaciones del Índice de Paz son Nayarit quien subió 13 posiciones; Durango, con 10 escalones; Nuevo León, dos; Chihuahua, una; y Baja California se ubica en la misma posición, pero el puntaje se redujo 0.77 para ostentar una calificación de 3.05.

A pesar de que Baja California no se mueve en posiciones, el estudio indica que en tres de los siete indicadores, y en general su calificación, revela que está en buena posición para seguir avanzando.

La mejora en la seguridad repercute favorablemente en las entidades, al tener un beneficio económico por la reducción de la violencia , lo cual se traduce en un dividendo de paz de que del 2011 al 2015 suma 19,240 millones de pesos en el caso de Nayarit; 30,335 millones de pesos para Durango; 90,468 millones de pesos en Nuevo León; 29,474 millones de pesos en Chihuahua y 13,432 millones de pesos para el estado de Baja California.

undefined

[email protected]