Guadalajara.- Elementos de la policía de Guadalajara y agentes de la Procuraduría General de la Republica (PGR) montaron desde este fin de semana un fuerte dispositivo en los alrededores del Santuario de Guadalupe, zona de la capital jalisciense donde se comercializan medicinas caducas, robadas y hasta piratas.

Estamos interviniendo en la parte del Santuario donde se cometen una serie de delitos contra la salud, y donde además se violentan reglamentos municipales , afirmó el Comisario de Seguridad Pública de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera, quien encabezó el operativo.

El medicamento es robado, en una parte importante de instituciones públicas, el otro es también robado a través de camiones de carga, y adicionalmente robado o enviado desde algunos laboratorios , detalló el funcionario.

Como parte del operativo, entre viernes y sábado la autoridad municipal clausuró ocho establecimientos donde se comercializaban medicamentos de forma ilegal, y detuvo a siete personas.

De acuerdo con el Ayuntamiento, las causas de las clausuras fueron desde riesgos de seguridad hasta la falta de permisos tanto en farmacias como en otros giros comerciales.

Entre las farmacias irregulares que detectaron los inspectores destaca una en la que encontraron 300 pastillas de Clonazepam, medicamento controlado y sin embargo, no se contaba con la documentación requerida para su venta.

En otras farmacias se detectaron medicamentos caducos y sin condiciones adecuadas para su almacenamiento.

La Policía de Guadalajara informó que mantendrá una inspección permanente para recuperar la zona de actividades ilícitas, como se ha hecho en las zonas comerciales de Obregón y Medrano, donde se ha impedido la instalación del comercio ambulante.

Sin embargo, ante la presencia de efectivos de los tres niveles de gobierno, la mayoría de las farmacias de la zona permanecieron cerradas para evitar la revisión del personal de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento tapatío.

Estamos comprobando que la mayoría realiza actividades ilícitas y contra los reglamentos, por lo que la mayoría optó por cerrar , manifestó el Comisario de Seguridad Pública.