El director de la Unidad Médica de Alta Especialidad del Centro Médico Nacional de Occidente, Marcelo Castillero, confirmó que está grave pero estable el adolescente que resultó afectado por la explosión en un "pocito" en Sabinas, Coahuila.

En entrevista, el médico del Hospital de Especialidades de este nosocomio detalló que el paciente presenta quemaduras en las vías respiratorias, hemodinámicamente está estable, lo mantienen sedado y todos los estudios han salido negativos a otra lesión.

Reiteró que su condición es grave pero está estable, que lo único que esperan son los resultados de la broncoscopia para saber qué tanta lesión pulmonar tiene y de presentar evolución favorable podrían quitarle el ventilador.

"Si no trae lesión pulmonar, entre el día de hoy y mañana le vamos a quitar el apoyo ventilatorio, para despertarlo y esperar que su recuperación sea lo mejor que se pueda", especificó el especialista.

Castillero Manzano comentó que las lesiones que presenta en la piel se deben a la explosión de tierra y piedras y la pulmonar es por la inhalación de humo, por lo que se piensa tiene una quemadura de vías aéreas altas.

Señaló que no se puede determinar cuándo y cuánto tiempo va a continuar hospitalizado, pero "el muchacho va a estar aquí hasta que lo salga caminando", indicó.

Las quemaduras de vías aéreas altas, explicó, corresponden a la laringe hacia arriba y parte de la tráquea, pues 'cuando un paciente sufre estas por humo o por fuego directo, a la hora de respirar, el tracto de la nariz hacia la garganta y hacia la tráquea eso lo que se quema'.

"La quemada no es como la de un cerillo, sino que el humo caliente hace que a la hora de respirar esa parte de las vías aéreas se quemen y sufran una inflamación muy grande porque es una mucosa, y de no colocar un tubo, el paciente muere por asfixia", indicó.

Comentó que debido a la explosión el muchacho también tuvo lesiones graves en el antebrazo derecho, así como vascular y nerviosa por lo que en Coahuila decidieron que ese brazo era inviable para la función y lo amputaron.

Al llegar al hospital de Guadalajara, lo reciben con el brazo amputado del antebrazo derecho por arriba del codo, y 'prácticamente es la única lesión que tiene aparente.

"Viene sedado, con apoyo ventilatorio, es decir, con un tubo para poder respirar y con datos de quemaduras de vías aéreas altas, por lo que es un paciente grave", señaló.

Finalmente destacó que de inmediato se traslado a la unidad de quemados, se le realizó una revisión exhaustiva, tomografías, y se comprobó que no trae otra lesión y ni quemaduras en la cara, sino lesiones por impacto, entre piedras y tierra por explosión.

apr