A pesar de que en el 2019 las entidades gastaron más de lo proyectado en sus presupuestos, los recursos para infraestructura pública disminuyeron; para los gobiernos estatales no fue prioridad el invertir en este rubro, reveló el Informe Estatal del Ejercicio del Gasto (IEEG) del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

De acuerdo con los nuevos datos del IEEG, el presupuesto de inversión pública de los gobiernos subnacionales disminuyó 13%, lo que se traduce en un recorte de más de 14,000 millones de pesos.

Por el contrario, el gasto burocrático (servicios personales y generales, así como materiales y suministros) aumentó 7%, que significa más de 42,000 millones de pesos adicionales.

“El Imco encontró que en los estados las prioridades de los ciudadanos no son las prioridades del gasto público. Las entidades no gastan de manera responsable, presupuestan un monto y gastan de forma distinta. Esto propicia un mal uso del dinero público y deja sin atender las verdaderas prioridades”, expuso el instituto.

El Imco destacó el caso de Guerrero, entidad que en el 2019 destinó 6,570 millones de pesos al gasto en sueldos y salarios de funcionarios públicos, lo que es equivalente a cinco veces su presupuesto en inversión pública.

También resaltó a Morelos, donde la suma del gasto en educación, salud, seguridad pública y justicia fue menor a 10% de los recursos ejercidos en el año. Además, destinó 206 millones de pesos a comunicación social y publicidad (buena imagen del gobierno), monto equivalente a cinco veces más del gasto reportado en salud y protección social.

Por su parte, Chiapas ejerció un gasto de 118 millones de pesos en viáticos, monto similar al presupuesto en turismo (123 millones de pesos).

El gobierno de Jalisco ejerció 1,733 millones de pesos en pago de estímulos a servidores públicos, lo que es similar a su gasto en transporte público (1,921 millones).

El estado de Zacatecas también gastó 144 millones de pesos en combustibles, lubricantes y aditivos, 2.2 veces más que su presupuesto para ciencia, tecnología e innovación (64 millones).

El IEEG se centra en analizar las principales partidas y variaciones de los presupuestos de los 32 gobiernos estatales, cuyo objetivo es identificar la diferencia entre lo que se proyecta ejercer y lo que se aplica, así como fomentar el cumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

En diciembre del año pasado se presentaron los resultados de cómo gastaron los estados en el 2019, donde se encontró que los gobiernos subnacionales estimaron un poco más de 2 billones de pesos, pero terminaron ejerciendo 7% más.

No obstante, fue la menor variación que se registró desde el 2012; a partir de aquel año hasta el 2018, los excedentes superan 10%; Jalisco fue el estado que menos se excedió en el ejercicio de recursos, con 1% de más.

Más hallazgos

En el rubro de educación los estados gastaron 51,533 millones de pesos más a lo presupuestado. Los que más gastaron de lo originalmente aprobado fueron Morelos (92%), Hidalgo (26%) y Tlaxcala (21 por ciento).

Mientras que en salud y protección social (integrado por la cuota que cubre el gobierno local y de la aportación solidaria) las entidades ejercieron 23,406 millones de pesos más de lo que aprobaron sus congresos locales.

Las entidades federativas que más recursos gastaron por encima de lo aprobado son Morelos (115%), Baja California (74%) y Tamaulipas (65 por ciento).

estados@eleconomista.mx