Monterrey, NL. El gobierno de Nuevo León llegó a un acuerdo con el Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado (SUSPE), para otorgar un aumento salarial del 5 por ciento a los trabajadores, el cual será retroactivo al pasado mes de enero.

Dicho incremento será para 4,209 trabajadores sindicalizados, así como para 13,505 no sindicalizados, y se comenzará a pagar en la primera quincena de abril.

El aumento no aplicará a los salarios del Gobernador, los Secretarios, Subsecretarios y Directores del Gobierno Central, en congruencia con la política de ahorro de la Administración estatal y lo dispuesto en la Ley de Egresos del Estado.

Como se recordará, desde noviembre de 2015, el gobernador con licencia Jaime Rodríguez Calderón enfatizó que ningún funcionario de primeros niveles recibiría un aumento salarial, debido al control de gasto que tiene la administración.