Con una inversión cercana a 1,000 millones de pesos, comenzarán los trabajos de rehabilitación en la delegación Tláhuac, específicamente en las colonias Del Mar, Agrícola Metropolitana, Miguel Hidalgo, Ojo de Agua, Santa Catarina y San Andrés Mixquic, anunció el jefe de Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX), Miguel Ángel Mancera Espinosa.

“Es la mayor intervención en la historia de la ciudad en la zona de Tláhuac, que debió haberse hecho hace muchos años antes de permitir todos los asentamientos que hicieron en zonas de riesgo en la ciudad”, añadió.

Con la participación de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), las secretarías de Finanzas, Desarrollo Social, Desarrollo Urbano y Vivienda, el Sistema de Aguas y la Comisión para la Reconstrucción, el gobierno capitalino ejecutará un plan de trabajo que consta de tres etapas: estudio para la demolición, infraestructura hidráulica e inyección a grietas, para finalmente proceder a la recuperación de banquetas y vialidades.

Las labores de rehabilitación se realizarán por cuadrantes, que ya han sido identificados; de acuerdo con el jefe de Gobierno, es la primera vez que se llevan a cabo “con este nivel de detalle de grietas”.

Se trata dijo, de un trabajo profesional que comenzará a la brevedad; “Desarrollo Social tendrá siempre el censo, el mapeo social de esta zona. El Sistema de Aguas ya hizo el análisis de todo lo que tiene que ver con drenaje e intervención de agua”. Advirtió que, de no llevarse a cabo, la zona sufriría un colapso total.

El geólogo Pedro Vera Sánchez explicó que el problema en la zona es multifactorial y se ha visto magnificado a razón de la actividad sísmica, por lo que el proceso de atención contempla una serie de acciones sistemáticas, entre las cuales se contemplan modificación de vialidades, modernización de infraestructura subterránea, reconfiguración de vialidades y mejoramiento del terreno.

Los trabajos técnicos podrían durar entre cinco y seis meses, aunque podría variar; 700 casas podrían ir a proceso de demolición y, de acuerdo con el geólogo, una vez que se realice el proceso de tratamiento con inyección y monitoreo, sería viable la reconstrucción en esos terrenos.

Cuidad resiliente

Integrantes de la VII Legislatura de la ALDF aprobaron en Sesión Ordinaria, el pasado viernes, la Ley para la Reconstrucción y Recuperación de la Cuidad de México en una CDMX cada vez más resiliente.

Con 35 votos a favor, 17 en contra y cero abstenciones, los diputados avalaron en lo general la iniciativa de ley que entregaron las Comisiones de Presupuesto y Cuenta Pública, Desarrollo e Infraestructura Urbana y de Administración Pública Local, la cual tiene como meta dar solución a los diversos daños generados a consecuencia del sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre.

El presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna Estrada, destacó que la Ley garantiza el financiamiento de la reconstrucción a la mayoría de las personas damnificadas sin que tengan que pagar por ello.

Según Mauricio Toledo Gutiérrez, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, la Ley se integra por 125 artículos, cinco títulos con diversos procedimientos y 22 artículos transitorios.

Entre los principales objetivos de la ley figura el reconstruir y rehabilitar las viviendas afectadas, en el marco de una nueva política urbana, mejorando la calidad de vida de las personas afectadas a través de la implementación de programas y acciones orientadas a atender la problemática y garantizando su seguridad; recuperar la infraestructura dañada; garantizar la recuperación social y económica de la ciudad, ejecutando acciones específicas de manera conjunta con la ciudadanía y teniendo como prioridad salvaguardar la integridad de las personas y preservar su patrimonio y brindar las facilidades administrativas, fiscales y financieras necesarias para su cumplimiento.

Asimismo, el pleno de la ALDF aprobó por unanimidad la abrogación de la Ley de Aguas del Distrito Federal  y la creación de la Ley de Sustentabilidad Hídrica, instrumento legislativo que permitirá cambiar el actual modelo de sobreexplotación de los recursos hídricos por un manejo sustentable.

[email protected]