Querétaro, Qro. BCS Automotive Interface Solutions, firma que genera sistemas de control para el interior de los vehículos, instalará una planta en Querétaro, la segunda en el país, donde arrancará operaciones en el segundo trimestre del año e iniciará con requerimientos de Tesla.

La compañía de origen alemán invierte 1,200 millones de pesos en el proyecto, con la expectativa de generar 836 empleos de manera progresiva en los próximos tres años.

La planta comenzó su construcción en mayo del 2021 en el Parque Tecnológico Innovación, en El Marqués; actualmente está lista para dar pie al inicio de operaciones, explicó el director ejecutivo de Estrategia y Transformación de BCS, Luis Carlos González Jiménez.

Precisó que la planta arranca motores con un proyecto para proveer a Tesla de aditamentos para instalar cargadores de teléfonos en vehículos.

Para la nueva planta, la firma ya cuenta con seis proyectos ganados para suministrar componentes tanto a Tesla como a General Motors (GM).

Desde el estado se fabricarán piezas para abastecer el mercado de México y de Estados Unidos. La firma cuenta con ocho plantas en el mundo: cuatro en Europa, dos en Estados Unidos, una en Reynosa, Tamaulipas, y la nueva instalación en Querétaro.

La compañía se dedica al desarrollo de controles de aire acondicionado e interruptores complejos, entre otros; parte de sus productos son utilizados por productores de partes originales, como GM y marcas de Stellantis, Toyota y Tesla.

Antes de decidir la ubicación de la planta se analizaron siete estados de la República, pero optaron por instalarse en Querétaro, al valorar el mercado laboral, ventajas logísticas y sistemas de seguridad.