Cancún, QR. El gobierno municipal de Benito Juárez (Cancún) ha tenido que intervenir y sustituir a la empresa concesionaria de la recolección de basura ante la deficiencia en la prestación del servicio en los últimos meses.

Mediante un comunicado, el gobierno municipal anunció que retomará con recursos propios el servicio, pero solicita a la gente “comprensión” y no sacar sus bolsas de basura a las calles en tanto se regulariza la prestación del servicio.

“No vamos a permitir que la crisis o la incompetencia genere este problema en la ciudad; vamos a recuperar la ciudad, a volver a tenerla limpia por el bien de nuestros ciudadanos y mejorar su calidad de vida”, comentó la alcaldesa Mara Lezama.

El ayuntamiento ha desplegado a más de 200 trabajadores y casi 82 unidades entre camionetas y maquinaria para retirar gradualmente las más de 6,000 toneladas de basura que se han acumulado en las calles en las últimas semanas.

De acuerdo con el primer corte de la Dirección de Servicios Públicos, se retiró la basura acumulada de las Supermanzanas 3, 6, 7, 20, 48, 64, 65, 75, 90, 94, 100, 227, colonia Donceles 28, la subdelegación de Puerto Juárez, así como levantar los desechos de avenidas como Bonampak, Chichén Itzá, Kabah, Tulum, López Portillo, Miguel Hidalgo, Francisco I. Madero, por mencionar algunas.

Esta acción se debe a que, durante la Décima Quinta Sesión Extraordinaria el Cabildo de Benito Juárez aprobó por unanimidad de votos el acuerdo por el cual el ayuntamiento interviene y asume temporalmente la recolecta de basura y transporte de residuos sólidos, al considerarse ineficiente labor realizada por la empresa concesionaria “Inteligencia México”. 

Pronunciamiento

Sobre este respecto, el Obsevatorio de Quintana Roo, integrado por cámaras empresariales y colegios de profesionistas, ha emitido un pronunciamiento en el que señala que desde que en la anterior administración municipal se otorgó la concesión de la basura a la firma Intelligencia México, todo el proceso se ha visto envuelto en diversas irregularidades como la ampliación a 20 años del título de concesión entregado originalmente, o haberle cedido a la compañía atribuciones que son competencia exclusiva de la autoridad municipal como el cobro por la colocación de contenedores de basura en locales comerciales.

“En el presupuesto del 2020 se autorizaron millones de pesos para el pago a la recolecta que efectúa la empresa concesionaria y recientemente se le asignó una ampliación de cerca de 100 millones de pesos sin informar sobre el destino de esa ampliación”, señaló Eduardo Galaviz, presidente del Observatorio.

“Cuando se cuestiona sobre por qué no se le retira la concesión, se dice que implicaría un costo alto para el municipio y por consiguiente para los ciudadanos, porque asumen que es un contrato ventajoso para la empresa, pero en dicho contrato se establecen condicionantes como que debe cumplir con lo establecido  en dicho convenio o la obligación de contar con el equipo de recolección y transporte necesario para garantizar el cumplimiento continuo, así como garantizar su renovación y modernización conforme a los adelantos técnicos; evidentemente la empresa no cumple con estos requisitos y creemos que es posible el retiro de la concesión”, dijo.

estados@eleconomista.mx

kg