Durante el 2019, sólo siete entidades del país presentaron crecimientos anuales en el valor de producción manufacturera: Baja California, Nayarit, Coahuila, Aguascalientes, Jalisco, Puebla y Yucatán.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la producción manufacturera de México ascendió a 8.01 billones de pesos el año pasado, monto que significó una caída anual de 2.7% en términos reales, la primera variación negativa desde el 2013 (-1.8% real).

La disminución a nivel nacional derivó, principalmente, de los retrocesos en fabricación de automóviles y de autopartes, así como en las industrias alimentaria, química y metálicas básicas, que son las ramas con mayor valor.

En este contexto de un menor dinamismo fabril por la baja en la demanda doméstica e internacional, sobresalen los siete estados con aumentos en manufactura, particularmente Baja California, que obtuvo la mayor tasa de crecimiento, de 9.7% anual real.

Este comportamiento fue producto de incrementos en sus principales industrias: alimentaria, bebidas y tabaco, papel y plástico, que en conjunto suman 85.8% de la manufactura estatal. Mención especial para subsector de equipo de transporte (automotriz y aeroespacial), que presentó un alza de 19.7%, pese a la tendencia negativa de esta rama en el país.

Cabe señalar que Baja California es el único estado de la frontera norte con todos sus municipios dentro del programa de zona libre, que otorga, entre otros beneficios, tasas de IVA a 8% y de ISR a 20%, un incentivo que alienta a las inversiones, además de la relación económica y comercial con California, Estados Unidos. Según cifras de la Secretaría de Economía, de 948.5 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) que captó Baja California el año pasado, 68.5% corresponde a manufactura.

Los otros aumentos en la producción manufacturera en el 2019 fueron de 3.6% en Nayarit, 3.5% en Coahuila, 2.8% en Aguascalientes, 1.3% en Jalisco, 0.8% en Puebla y 0.5% en Yucatán, único representante del sur-sureste.

El crecimiento manufacturero de Nayarit fue por la variación de 4.9% de la industria alimentaria, que participa con 71.4% del valor total en el estado. La fabricación de equipo de transporte fue el principal aliciente en Coahuila (con variación de 8.8% y una aportación de 63.8% en el total de producción manufacturera estatal), Aguascalientes (3.4 y 81.8%) y Puebla (3.5 y 69.7%); para Jalisco y Nayarit sus fortalezas fueron las industrias de alimentaria y de las bebidas y del tabaco, que en conjunto contribuyen con 45.7 y 79.3% del total producido, respectivamente.

Los grandes

A pesar de que el estado de Nuevo León mostró una contracción anual de 3.0% en términos reales durante el 2019 de su producción manufacturera, le alcanzó para ser, por segundo año consecutivo, líder nacional por valor, alcanzado 999,665 millones de pesos.

A Nuevo León le impactaron negativamente las bajas en industrias metálicas básicas, productos metálicos, fabricación de aparatos eléctricos, industria química y productos derivados del petróleo y del carbón.

El segundo lugar fue para Coahuila, con 957,359 millones de pesos de producción, desplazando al Estado de México a la tercera plaza, con 954,029 millones (su caída de 6.9% en manufactura provino de los desplomes en equipo de transporte, alimentos e industria química, que representan dos terceras partes de su producción).

Un dato relevante en Coahuila es que, de los 1,339.4 millones de dólares que atrajo de IED en el 2019, 84.0% se dirigió a industrias manufactureras; las dos ramas económicas con mayor monto fueron automóviles y camiones (466.0 millones) y autopartes (342.5 millones).

La cuarta posición la mantuvo Guanajuato con 771,731 millones de pesos, que significó una disminución de 1.8% real en el valor manufacturero. En esta entidad destaca que sus principales dos industrias, automotriz y alimentos, exhibieron aumentos (aportan 26.0% del total) aunque los demás subsectores bajaron. Por último, el top cinco lo completa Jalisco, con 522,578 millones de pesos en valor fabril.

Para Héctor Magaña Rodríguez, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, “las variaciones en la fabricación de equipo de transporte se deben a la demanda que cada fabricante de automóviles tiene contemplada. Dependiendo de las expectativas que tengan en cuanto a su nivel de ventas es el dato que es transferido a la producción”.

“De esta forma, la producción de los estados está ligada a la cantidad de empresas automotrices que se hayan establecido ahí, así como a la demanda estimada por cada empresa”, explicó.

[email protected]