Cancún, QR. Finalmente en Quintana Roo sí habrá cobro de retención para las empresas outsourcing, con lo cual se busca evitar que evadan sus impuestos y paguen lo justo en los sitios donde están instaladas.

El dictamen, aprobado la semana pasada en sesión extraordinaria por el Congreso local, establece que en Quintana Roo una de las formas de evasión fiscal es el caso de las empresas pagadoras o outsourcing, que si bien prestan servicios en territorio del estado, fiscalmente se encuentran domiciliadas en otras entidades, como estrategia para evadir el pago de contribuciones estatales, dado que no entregan impuestos en donde se encuentran establecidas por otorgar sus servicios de manera externa .

La reforma aplica al artículo 4, segundo párrafo de la ley del Impuesto sobre Nóminas (ISN): A efecto de establecer que están obligadas a retener y enterar el ISN las personas físicas, morales o unidades económicas que contraten la prestación de servicios de personal con un tercero, intermediario laboral o cualquiera que sea su denominación, domiciliado dentro o fuera del territorio del estado .

Es decir, las personas físicas, morales o unidades económicas que contraten los servicios de personal con un tercero, deberán presentar aviso por cada uno de los establecimientos en donde contraten los servicios de personal.

Estas últimas deberán retener el ISN y expedir al prestador del servicio constancia de la retención dentro de los 15 días siguientes a la fecha en que se efectuó dicha retención y pago correspondiente en el formato que para tal efecto autorice la Secretaría de Finanzas y Planeación.

La retención se efectuará en el momento en que se pague la contraprestación por los servicios contratados, y debe declarar y enterar el impuesto retenido en el plazo ordinario previsto en la presente ley.

Objeciones en puerta

El presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) en Cancún, Wexford James Tobin Cunningham, consideró esta aprobación como muy cuestionable , no porque se opongan al pago de impuestos, sino porque se aprobó en los últimos días del año, sin tiempo suficiente para que las pagadoras hagan los ajustes administrativos necesarios.

jvazquez@eleconomista.com.mx