En el marco del Día Mundial del Agua, en México más que celebrar es necesario reflexionar, ya que el país es un ejemplo de los problemas asociados al agua, como la sobreexplotación de acuíferos y el manejo ineficiente de este recurso, ocasionados por la falta de un sistema hidráulico sustentable,  lo cual genera un costo muy elevado desde el punto de vista social, económico, ambiental y político, señaló Manuel Perló Cohen, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Entrevistado por El Economista, Perló opinó que para cambiar el panorama del país en materia de agua es necesario reconocer el problema y así poder transitar de un modelo centrado en la atención a la demanda del agua a uno enfocado en la sustentabilidad.

El también miembro del Sistema Nacional de Investigadores y especialista en Planeación Urbano-Regional por la Universidad de California, Berkeley, mencionó que uno de los problemas respecto de la gestión del agua es el bajo porcentaje de aguas residuales tratadas, ya que de acuerdo con el Consenso Consultivo del Agua, 47.5% de las aguas residuales recolectadas son tratadas y un porcentaje mucho menor cumple con las normas de calidad.

“Solamente se tratan menos de la mitad de las aguas negras que se producen en el país (…) el 47.5% de las aguas residuales colectadas reciben tratamiento y sólo un porcentaje mucho más bajo, que es difícil de precisar por la falta de monitoreo y vigilancia, cumple con las normas de calidad de las descargas... Esto quiere decir que el 52.5% se va a ríos, lagos, barrancas  sin tratamiento”.

Otras de las problemáticas que señaló el investigador es la sobreexplotación de los acuíferos, ya que a partir de la década de los setenta la cantidad de acuíferos sobreexplotados comenzó a aumentar. 

Cifras proporcionadas por Semarnat revelan que en 1975, 35 acuíferos eran sobreexplotados. Para 2017 aumentó a 105. Cabe mencionar que actualmente se extrae agua de 653 acuíferos y de los sobreexplotados se obtiene 58% del agua subterránea para todos los usos.

El camino a la sustentabilidad

El doctor Perló destacó que México se está quedando atrás en materia de sustentabilidad mientras que en otros países han mostrado progresos importantes, y un ejemplo de ello es la reducción de consumo de agua por habitante, lo cual fomenta el uso eficiente del recurso.

‘’En muchos lugares el grado de avance que tienen sus países se mide no por el aumento de la cantidad de este recurso, sino por el descenso, en México en vez de presumir que tenemos 320 litros por persona, vamos a aumentarlo... Nosotros deberíamos procurar usar menos agua…Ahorita el enfoque sustentable es: sácale menos agua a la naturaleza, haz más con menos”. 

Ante el panorama del país en materia de agua, Perló propone comenzar a operar con un enfoque sustentable que permita aprovechar este recurso de una manera eficiente y así evitar que se agote.

‘’Algo dejamos de hacer, estamos haciendo mal, que no realmente estamos operando con un enfoque sustentable; qué significaría esto de sustentable, pues que mantengamos los recursos en el mismo nivel que podamos extraer agua y que el propio sistema, de manera natural, dé la recarga de los acuíferos, de los ríos, que esa cantidad de agua disponible la podamos seguir utilizando de manera permanente. Estamos agotando los recursos y muchos los estamos contaminando, entonces estamos alejados de la sustentabilidad”.

Por ello, propuso reconocer la problemática y trabajar en el mantenimiento de los proyectos que ya existen para que funcionen de la mejor manera y evitar crear nuevos, que podrían tener un costo muy elevado, y además, reproducen el enfoque del pasado. 

Al mismo tiempo, establecer una agenda para que el gobierno invierta en proyectos sustentables que han sido exitosos en otras partes del mundo como  la captación de agua de lluvia, humedales artificiales, parques hídricos, recuperación de ríos urbanos y la reducción de la extracción de agua de los sistemas naturales.