Tijuana, BC. La industria aeroespacial, la producción de dispositivos médicos y las tecnologías de la información (TI) son los sectores que deben ser incluidos dentro de la zona estratégica económica de Baja California, en la cual, la entidad homologue sus criterios fiscales con los estados de la Unión Americana para impulsar la competitividad.

Lo anterior es parte de la propuesta creada por la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) en Tijuana, con la que empresarios proyectan detonar la economía al competir con los comercios estadounidenses, que actualmente mantienen una ventaja sobre los negocios en territorio mexicano, ya que existe una brecha de gravámenes de 10 puntos porcentuales.

En el caso de Baja California, el presidente del organismo empresarial, Mario Escobedo Carignan, dijo que la propuesta consiste en cuatro puntos principales, que se realizarán a través de incentivos especiales para atraer y retener capitales locales o extranjeros.

Por ejemplo, uno de los puntos es para exentar el pago de impuestos en la compra de algunos productos ubicados en áreas particulares de la frontera y que son consideradas de alta afluencia turística. Otro sería homologar cargas impositivas entre Baja California y California, porque es la competencia directa.

También se pretende mantener la eliminación de tasas arancelarias en algunos productos o insumos que cruzan comúnmente la frontera, como los textiles y aquellos que pertenecen a las industrias con mayor crecimiento en la entidad.

“Baja California hizo análisis  hace algunos años de cuáles son los clústeres que hoy generan más empleos, y con base en ello se realizó una propuesta sobre la zona estratégica y actualmente hay que apostarle a esos clústeres y a los del futuro para ser atractivos a los inversionistas”, aseveró.

El presidente de Canaco Servytur en Tijuana detalló que la intención es encontrar las fortalezas y los puntos de competencia entre la entidad mexicana y California, en Estados Unidos; la importancia de hacerlo, reveló, es crear criterios fiscales y comerciales que permitan competir a ambas zonas en igualdad de condiciones para impulsar la actividad económica.

Escobedo Carignan reiteró que cada cámara comercial conoce las necesidades de sus estados para impulsar la economía y competir con sus homólogos del otro lado de la frontera, por lo que la intención es que los organismos empresariales aporten la información para crear una propuesta general de zona estratégica que integre las particularidades de cada entidad fronteriza.

Aseguró que uno de los objetivos factibles de alcanzar la zona estratégica especial es minimizar la fuga de consumidores, que según cifras del Colegio de la Frontera Norte en Tijuana, alcanza entre los 6,000 y 7,000 millones de dólares al año.

Otra de las metas es activar la economía mediante la apertura de nuevos comercios locales, que a su vez se traducen a empleos, además de crear flujos de comercio hacia los países y regiones con los que México tiene suscritos acuerdos o tratados de libre comercio.

En la actualidad existen más de 100 países que cuentan con alguna zona económica, donde se generan 68 millones de empleos, se elevan las capacidades, la productividad, competitividad e innovación donde se instalan este tipo de zonas y se convive perfectamente con el entorno global de la economía mundial, ahondó Mario Escobedo.

La Canaco-Servytur en Tijuana impulsa la creación de la zona económica en la frontera norte, para repuntar el comercio binacional entre los estados mexicanos y los estadounidenses que están situados en esa región. Además de crear una zona con incentivos fiscales, también intentan fortalecer el mercado interno.

Polo de desarrollo

Kurt Honold Morales, presidente del Consejo Coordinador Empresarial en Tijuana, sostuvo que se tiene el convencimiento de que un régimen de incentivos especiales para atraer y retener capitales puede transformar al estado en un polo de desarrollo megarregional y en uno de los principales destinos de inversión extranjera en todo el país.

“También podría detonar industrias emergentes como la del vino, los productos y los servicios médicos, para contrarrestar la fuga de consumidores en Baja California que equivale alrededor de 30 % del Producto Interno Bruto estatal, que casi representa entre 35 y 50% del gasto en los hogares e impacta negativamente a más de 60,000 potenciales empleos”, lamentó.

Es importante destacar que el proyecto de Canaco-Servytur en Tijuana de crear una zona estratégica económica en la frontera norte es diferente del proyecto federal de Zonas Económicas Especiales, donde se busca cerrar las brechas regionales.

estados@eleconomista.mx