Puebla, Pue. El Instituto Textil Nacional busca que artesanos de ropa en el estado adopten telas de mayor calidad para hacer sus diseños con el propósito de darle valor agregado a sus productos para ser exportados, como lo hacen comunidades de Colombia, Brasil y Perú.

Jorge Plata Castellanos, presidente de ese organismo que forma parte de la Cámara de la Industria Textil (Citex) local, comentó que este proyecto se viene elaborando desde el primer trimestre del presente año para apoyar a las zonas indígenas que tienen en la confección de ropa una de sus principales fuente de ingresos.

Mencionó que con la materia prima de poca calidad que están ocupando para hacer sus bordados se reducen sus posibilidades para buscar otros mercados, situación que dio origen a proponer la transferencia a otro tipo de telas e hilos.

Destacó que son más de 52 municipios con 5,000 personas en la entidad poblana que hacen alguna artesanía textil.

Entrevistado por El Economista, explicó que a través de un convenio firmado con la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico y el Instituto de Innovación Textil de Valencia, España, se trabaja en tener este proyecto para integrar cadenas creativas y productivas con nuevas propuestas de diseño e introducción de materiales, que respeten las técnicas ancestrales de confección.

Plata Castellanos comentó que Europa, Estados Unidos y Asia, principalmente Japón, son mercados en los cuales se puede tener éxito con estos productos artesanales, los cuales se harán respetando sus procesos tradicionales de confección.

Dejó en claro que la industria textil no pretende atraerlo, ya que no se quiere generar un riesgo de que empresas asiáticas copien este modelo para fabricar y venderlo a precios más baratos.

Mencionó que a través de un filtro se escogerán a los grupos de esos municipios poblanos que llevan un avance en sus técnicas de producción para capacitarlos en lo que hace falta para hacer prendas de mejor calidad, mientras que a otros se les tendrán que dar una capacitación más a fondo en cuanto a explicarles los beneficios de hacer la transferencia a otro tipo de materias primas.

Comentó que en esta parte se trabaja con el Instituto de Artesanías de Puebla, que es el primer contacto con el artesano para darle a conocer el proyecto y que no sienta invadido su espacio o el tema cultural.

Mencionó que el proyecto quedará listo a finales del año o principios de 2012, para comenzar a buscar los recursos para desarrollarse, el cual se ha ido aplazando por el tema electoral.

Dijo que darle valor agregado a los productos artesanales permitirá que lleguen a los aparadores de las mejores boutiques o tiendas del país y el extranjero, con procesos mejor certificados y material prima de calidad.

miguel.hernandez@eleconomista.mx