Mejora y construcción de caminos carreteros, instalación de plantas con circuitos eléctricos, así como acuerdos y comunicación constante entre las autoridades federales, estatales y municipales, son los elementos esenciales que se necesitan desarrollar para que las entidades federativas puedan aumentar su producción lechera, detalló Vicente Gómez Cobo, presidente de la Federación Mexicana de Lechería (Femeleche).

Durante el Foro Nacional de Lechería, explicó que se necesita desarrollar políticas públicas orientadas a la mejora de infraestructura de los estados; con ello se podría superar la producción anual nacional de 12,000 millones de litros, que crea 200,000 empleos directos y genera 380,000 millones de pesos anuales.

“Se necesita que el mercado de leche esté ordenado (...) Que se ofrezcan normas como las que hemos venido promoviendo”, señaló.

Gómez Cobo, en entrevista con El Economista, explicó que hay entidades, como Chihuahua, a las que les ha interesado invertir en el desarrollo de infraestructura y han procurado la construcción carretera, sin embargo, regiones como el sureste están en rezago profundo, porque ante situaciones climatológicas como huracanes colapsan las vías de comunicación.

“Todos los estados tienen potencial importante, pero hay algunos que necesitan más desarrollo de infraestructura; por ejemplo, tenemos el norte de Veracruz, entidad que tiene el clima ideal para el ganado, además hay agua, campos, pero no tiene vías de comunicación, es muy difícil sacar la leche y que llegue a otras entidades”, afirmó

Destacó el caso de Chiapas, en donde el sistema de red eléctrica sigue presentando fallas, y ha hecho que “los ganaderos, los productores lecheros, opten por convertir los insumos en quesos”.

Por el contrario, ejemplificó, con Chihuahua, los Altos de Jalisco, así como la zona de La Laguna “hay cómo llegar al mercado; todas estas entidades cuentan con carreteras, red eléctrica, ellas han visto el potencial que hay en esta actividad primaria”:

“No puedes pensar que una pipa grande con leche llegue a una granja, se necesita infraestructura carretera, red eléctrica. Todas las entidades que conforman Nueva Zelanda, todas sus granjas tienen caminos pavimentados, por eso producen 17,000 millones de litros anuales y México 12,000. En este país apostaron por detonar la industria, su proyecto llevó 70 años, me parece que todos los estados en México deben seguir su ejemplo”, ahondó.

El presidente de Femeleche refirió que es importante que autoridades federales se ponga de acuerdo con los gobernadores y presidentes municipales para que se contemple el desarrollo de infraestructura carretera que ayude a conectar a los productores lecheros.

“Cuando ellos (la autoridad federal actual) nos dicen: queremos apoyar tal zona del país para que aumente la producción lechera, nosotros le respondemos que está bien, pero el primer paso es que necesitas llegar a ellas, necesitas que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y los gobiernos estatal y municipal se pongan de acuerdo para que haya carreteras”, expuso.

Aseveró que invirtiendo en infraestructura, cuestiones como el clima (huracanes y lluvias fuertes) no detendrán al abastecimiento de leche; además, ayudará a que pequeños y medianos empresarios puedan desarrollarse, e incluso crear alianzas regionales, ya que el aislamiento ha contribuido a que el sector no sea tan unido.

Oportunidades

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, resaltó que el momento que vive el mercado lechero en México es ideal para aumentar la producción.

“Somos el mayor importador de leche en polvo descremada, con alrededor de 300,000 toneladas anualmente, y en el caso de los quesos importamos 122,000 toneladas anuales”, ahondó.

Al respecto, Vicente Gómez manifestó que por el interés que ha mostrado el actual gobierno federal, los representantes de organismos lecheros estatales se muestran optimistas.

“Hay comunicación con el gobierno federal, y hay más optimismo. Nos sentimos escuchados; ahora lo que necesitamos además del tema de infraestructura es lo de la especulación, queremos seguridad para vender”, dijo.

Por décadas, agregó, el sector se ha tenido que enfrentar el regateo y la especulación de precios, “se necesita formalizar y que haya un marco regulatorio empresarial que dé seguridad y no provoque que en una semana tengamos un cliente y a la siguiente haya otro que quiere pagar menos”.

“A falta de un marco hay especuladores, un día vendemos a 7 pesos el litro y al otro nos rebajan y vendemos a 6 pesos. El ganadero se perjudica, el consumidor no se entera y el coyote se beneficia”, puntualizó.

[email protected]