Tijuana, BC. Comerciantes organizados y académicos advierten que los beneficios reales para Tijuana serán menores que en la frontera norte con el proyecto de la terminal aérea binacional, la cual considera un puente peatonal entre los aeropuertos de la ciudad bajacaliforniana y de Otay Mesa, en San Diego.

El proyecto ejecutivo del puente binacional en el Aeropuerto Internacional de Tijuana ya se encuentra en proceso con miras a lanzar la licitación en marzo del 2013, según informó Fernando Bosque Mohíno, director general del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), quien dijo que éste entraría en operaciones en julio del 2014.

La inversión estimada hasta el momento para la terminal de Otay Mesa es de 70 millones de dólares, que incluye la adquisiciòn de 30 hectáreas de terreno y adecuar las instalaciones actuales.

TEMEN PÉRDIDA DE CONSUMIDORES

Para el presidente de la Asociación de Comerciantes Turísticos de Tijuana, Julián Palombo Saucedo, aunque están en favor de la modernización, del desarrollo de nueva infraestructura y de toda aquella iniciativa que fortalezca nuestra vocación turística , ni lo empresarios involucrados en el proyecto han aclarado las ventajas y la derrama económica que generaría esta obra para la ciudad, sobre todo para los prestadores de servicios turísticos y el comercio local.

Por lo que los beneficios reales y específicos que traerá el proyecto al municipio no están claros, añade.

Deseamos que este proyecto sea analizado en un foro público y multidisciplinario que nos permita conocer sus alcances, riesgos, ventajas y aportes a la economía y el empleo. Existe poca transparencia y un cúmulo de dudas , afirma.

Además, persiste (por parte del GAP) no pagar el impuesto Predial por el uso de las instalaciones aeroportuarias, a sabiendas que requieren de una serie de permisos municipales tales como uso de suelo y permiso de construcción para realizar dicha obra .

Actualmente, el grupo aeroportuario adeuda 300 millones de pesos por cinco años de Predial.

ANALIZAN IMPACTOS

El investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef), Tito Alegría Olazábal, expone que quienes van a perder con esta obra serían los comercios de Tijuana, pues al contar con un puente binacional, los usuarios del aeropuerto de Tijuana que vienen de California ya no consumirían en la ciudad.

"Los beneficios son más altos en el lado norte de la frontera que en la región sur, y los costos son más altos en el lado sur que en el norte", dice.

Ya que en el caso de Otay Mesa, en San Diego, sí se generará una derrama económica al tener que construir una terminal más amplia y moderna, como considera el proyecto, mientras que en Tijuana es mínimo el trabajo de adecuación de las instalaciones y la generación de empleos sería mínima.

El académico comenta que solamente hay dos beneficios con la obra para Tijuana: el reducir la congestión por los cruces fronterizos en las garitas y el hecho de que aumentaría el número de vuelos y habría un ligero aumento de empleos para las actividades internas de la terminal aérea, pero marginal.

Mientras, agrega, uno de los costos mayores sería la pérdida de consumidores que dejarían de venir de California para recoger a sus familiares que arriban vía Tijuana.

En este sentido, el investigador Alejandro Díaz Bautista, catedrático del Colef, indica que este proyecto debe tomar en cuenta todas las repercusiones.

El Análisis de la Terminal Binacional Tijuana-San Diego, reconoce que sí habrá sectores en Tijuana que saldrán perjudicados en términos económicos con la entrada en operaciones del proyecto de la terminal. Uno de ellos es el sector de comerciantes turísticos , advierte.

CAMBIOS TRIBUTARIOS

No obstante, se plantea la posibilidad de crear un impuesto municipal por el uso del aeropuerto binacional y destinar lo que se recaude a un fideicomiso para apoyar a los sectores que sean perjudicados directamente por esta obra, como los comerciantes .

PROYECTO A DETALLE

El aeropuerto binacional se cocina desde hace más de tres años por parte de un grupo de inversionistas estadounidenses y mexicanos, quienes ya cuentan con el permiso en el caso del aeropuerto de Otay Mesa (California).

El plan considera un puente de 160 metros de longitud, que uniría el Aeropuerto Internacional de Tijuana con un edificio de dos niveles que se construiría en Otay Mesa, donde también se tendrá un estacionamiento. En ambas terminales habría áreas de migración y aduanas. El uso de este puente tendría un costo, el cual aún no está determinado y sería exclusivo para los pasajeros aéreos.

En el caso del aeropuerto de Tijuana, el proyecto considera adecuar las instalaciones para ampliar su capacidad, lo cual implica una inversión entre 170 y 185 millones de pesos.

En la pista

  • Se espera que 2 millones de pasajeros utilicen el puente binacional.
  • El 59% de los pasajeros inician o terminan su viaje en Estados Unidos.
  • El Aeropuerto de San Diego se encuentra a su máxima capacidad, sin posibilidad de crecimiento físico.
  • En el 2012, la afluencia de pasajeros en el aeropuerto de Tijuana fue de 3 millones 750,000
  • La terminal tijuanense recibe actualmente un promedio 16,000 pasajeros internacionales.

scervantes@eleconomista.com.mx