Este miércoles, el Congreso de la Ciudad de México aprobó la Ley de Planeación, la cual tiene como fin marcar los lineamientos de desarrollo urbano, contemplando una visión territorial que asegure el crecimiento económico.

La presidenta de la Comisión de Administración Pública Local, Guadalupe Chavira de la Rosa, fue quien presentó la iniciativa de Ley de Planeación; explicó que con este instrumento jurídico se podrán establecer las atribuciones de las autoridades responsables, así como definir las reglas de operación para la creación y funcionamiento del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva.

Cabe señalar que el Instituto tendrá injerencia en el sector inmobiliario, gestión del agua, medio ambiente y  movilidad.

“En la norma propuesta se prevé la elaboración de instrumentos de planeación, iniciando por el Plan General de Desarrollo, eje rector a partir del cual se debe formular el Programa General de Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México; a partir de estos dos instrumentos principales se deberán formular los programas de ordenamiento territorial de las demarcaciones (...) Así como los instrumentos de planeación y programación institucional, como el Programa de Gobierno de la Ciudad de México, los programas de gobierno de las alcaldías”, acotó la legisladora.

De acuerdo con la Ley aprobada, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, podrá nombrar a las personas que estén a cargo del Instituto de Planeación, también tendrá facultades para la elaboración del Plan General de Desarrollo.

Precisamente, la votación de la Ley de Planeación quedó de la siguiente manera: en lo general, hubo 42 votos a favor, 18 en contra y cero abstenciones; mientras que en lo particular, fue de 39 contra cero.

Controversia

A pesar de que ser aprobada, hubo legisladores locales que señalaron quedar inconformes con el proceso y que se necesitaba más tiempo para presentar otro dictamen. 

Federico Döring Casar, presidente de la Comisión de Planeación y Desarrollo, dijo que el dictamen presentado ante el pleno le otorga a la Jefatura de Gobierno estar al mando de la planeación.

“¿Qué no tiene el dictamen? Las partes ciudadanas; y lo que tiene el dictamen y que coincide con el que presentamos en la Comisión de Planeación, es lo que nosotros habíamos retomado de la propuesta del Gobierno (...) No tiene los candados de participación ciudadana, no establece los plazos específicos para consultar cada instrumento ni las formas en que cada instrumento será concertado, porque no sólo se trata de consultar”, acotó. 

Mientras que la diputada, América Rangel Lorenzana, presentó una moción suspensiva, por considerar que el documento no presenta el estudio del impacto presupuestal requerido, con la estimación de los recursos necesarios para garantizar el funcionamiento del Instituto de Planeación, por lo que solicitó se regresara a las comisiones dictaminadoras.

Por su parte, el diputado Jorge Gaviño Ambriz, destacó que no correspondía el dictamen aprobado en comisiones al presentado en el pleno.

“Las mismas iniciativas, dos comisiones, dos dictámenes distintos, uno de una comisión y otro de una diputada. Por lo menos aquí ya tenemos un conflicto para poder dictaminar, porque hay artículos que se contraponen entre sí y hay artículos que son coincidentes. Lo importante es tener la mejor Ley de Planeación para la ciudad”, sostuvo.

Contexto

Originalmente se entregaron dos propuestas de la Ley de Planeación de la Ciudad de México al Congreso local: una por parte de la  jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum Pardo, en donde la autoridad central será quien nombre a los miembros del Comité Técnico de Selección -ellos definirán la terna de candidatos a dirigir el instituto-; la otra propuesta fue presentada por diputados del PAN y del PRD; y plantea que los legisladores sean los que nombren a la persona que lleve la dirección del instituto.

La semana pasada las comisiones de Planeación del Desarrollo y de Administración Pública Local aprobaron el dictamen de la Ley de Planeación de la Ciudad de México, aquel que fue aprobado por la presidenta de la Comisión de Administración Pública Local, Guadalupe Chavira de la Rosa.

Precisamente, este lunes, la diputada, Gabriela Salido dijo que había diferencias entre el proyecto de dictamen que se votó la semana pasada en Comisiones Unidas de Planeación del Desarrollo y de Administración Pública Local.

Salido advirtió que hubo una variación de dos hojas en la integración del dictamen, “si queremos tener un desarrollo urbano adecuado hay que revisar esta parte de la creación del Instituto (...) Se podría abrir la puerta a emitir tanto en el sistema de planeación como el Instituto, debilidades en la ejecución de ordenamientos en materia ambiental, urbana y social”.

kg