Monterrey, NL. El conflicto laboral en Matamoros, Tamaulipas, que concluyó el pasado 3 de abril, dejó pérdidas por 5,000 millones de dólares, derivadas del paro en las cadenas de producción e inversiones y generación de empleos que se frenaron.

“Calculé alrededor de 5,000 millones de dólares entre pérdidas económicas por paros, inversiones que se habían anunciado y el empleo que se iba a generar en los próximos meses”, indicó Luis Aguirre Lang, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index).

El conflicto, que tuvo duración de 82 días, generó paros y huelgas en 80 empresas de Matamoros y ocurrió en condiciones únicas, políticas, sociales y de seguridad, el cual se intentó replicar sin éxito en Reynosa, Nogales, Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez.

Sin embargo, destacó que el caso de Matamoros sensibilizó a los factores de la producción, incluyendo a los sindicatos.

“Es una lección muy dolorosa, muy costosa para el país, en este panorama económico mundial (de desaceleración) que nos afecta a todos, este tema generó sensibilidad en otras ciudades que intentaron seguir los pasos de Matamoros”, destacó.

Sostuvo que ya no hay firmas del sector maquilador con paros o huelgas, las últimas tres: Mecalux, Avances Científicos y Flux Metals concluyeron el domingo 31 de marzo.

Mientras que los trabajadores de Bebidas Mundiales, filial de Arca Continental, terminaron el paro ilegal que mantenían gracias a una reunión entre Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia y la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, con representantes del sector laboral, comentó el dirigente.

De acuerdo con Index Nuevo León, en Matamoros hay 111 maquiladoras que dan empleo a más 88,000 trabajadores, y la industria genera 65% del sostenimiento económico de esta ciudad fronteriza.

“Llevamos contabilizadas 5,000 personas sin trabajo por esta situación, amén de que salieron tres plantas de la ciudad: Joyson Safety Systems, Parker y Flux Metals”, lamentó Luis Aguirre.

Del 12 de enero al 3 de abril se perdieron 5,000 empleos por las maquiladoras que cerraron, más los despedidos por paros ilegales, además de los recortes de empresas que tuvieron que firmar el aumento de 20% al salario y un bono anual de 32,000 pesos.

“De 111 plantas, sólo 40 tenían esa cláusula que las obligaba al bono de 32,000 pesos, han tenido que liquidar gente para poder subsistir el resto del año, porque no tenían considerado esto en sus costos operativos”, indicó.

Antecedente

El conflicto laboral en Matamoros se originó luego que los trabajadores afiliados al Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales de la Industria Maquiladora (SJOIIM) denunciaron en enero de este año que las empresas incumplieron con aumentar al doble el salario mínimo en los estados de la frontera norte desde el primer día del 2019, como establece el proyecto de zona libre en la frontera norte del actual gobierno federal.

Tras la revisión de los contratos colectivos, en los cuales los trabajadores demandaban un aumento de 20% a sus tabuladores y un bono único equivalente a 32,000 pesos, el sindicato decidió parar actividades en 48 empresas maquiladoras a mediados de enero.

Ante la imposibilidad de hacer frente a las demandas laborales, 15 empresas anunciaron que podrían salir de la ciudad de Matamoros, mientras dos concretaron el cierre de operaciones.

El pasado 10 de febrero, el Comité Ejecutivo del SJOIIM confirmó el fin de los emplazamientos a huelga en las 48 plantas en conflicto.

“Si en el corto plazo se ha alcanzado un aumento salarial de esa magnitud y se está otorgando un bono al que no se tenía derecho, lo único que va a generar es que en los últimos meses se declaren más empresas imposibilitadas de seguir manteniendo ese tipo de gastos de operación en México”, advirtió.