Guadalajara, Jal. Alrededor de 15 compañías de Jalisco se han sumado al proyecto Empresas por el Bienestar, que pretende que los trabajadores no ganen menos de 6,500 pesos brutos mensuales más prestaciones.

Las compañías Arancia, Urrea, Tajín, Tenerife, Grupo DMI, Pastelerías MarisaCompusoluciones y Sánchez y Martín, son algunas de las jaliscienses que se han sumado al proyecto que al momento cuenta con 100 empresas en el país y que este martes fue lanzado en Jalisco.

“No es una llamarada de petate, es el inicio de un movimiento. Tenemos que ir mejorando, no quedarnos en los 6,500; lo importante es generar una base y va a hacer un efecto muy interesante”, dijo Horacio Fernández Castillo, presidente ejecutivo de Grupo Tajín.

“La pobreza en México y específicamente en Jalisco, es un reto que deben enfrentar empresas y gobierno. Siendo las empresas la fuente principal de generación de riqueza y bienestar, a través tanto del empleo, como de los impuestos que generan, queremos invitar a las empresas de Jalisco a aportar más, en el terreno de combate a la pobreza”, subrayó Fernández Castillo.

Álvaro Leaño Espinosa, integrante del Consejo de Grupo DMI, señaló que, según cifras del Seguro Social, 46% de los trabajadores formales ganan menos de 6,500 pesos mensuales.

“Estamos ciertos que nuestra propuesta ayudará a la formalización del mercado laboral, pues se vuelve más atractivo para los trabajadores por el impacto sustancial que tendría en sus ingresos y contribuirá a la recaudación financiera del IMSS”, dijo Leaño Espinosa.

En tanto, Fernando Topete, director general del Corporativo ACR, comentó que “alcanzar un Jalisco y un México más próspero e incluyente, es un paso hacia el crecimiento y el desarrollo sostenible a largo plazo…El día de hoy queremos hacer una invitación a todas las empresas de Jalisco, más allá de su ubicación, giro y tamaño, a que hagan suya esta iniciativa”.

Alfonso Urrea Martín, director general de Grupo Urrea división Herramientas, indicó que la propuesta nace de los empresarios hacia sus colaboradores, y pretende repetir el movimiento que se suscitó hace más de cuatro décadas cuando un grupo de empresas tapatías, en coordinación con representantes sindicales, conformó el entonces Instituto de Bienestar Social para dotar de vivienda digna a sus trabajadores que, a la postre, se transformó en Infonavit.

Los empresarios locales explicaron que, partiendo de la base de que en un hogar promedio trabajen 1.7 personas, al pagar a cada uno 6,500 pesos mensuales, las familias se colocan por encima del umbral mínimo de ingresos establecido por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) que es de 11,292 pesos mensuales.

Descartan inflación

Los empresarios jaliscienses descartaron que el incremento salarial pudiera generar un efecto inflacionario.

Según Alfonso Urrea, debido a que la competencia actual entre empresas es de carácter global, “aunque tú tengas algunos incrementos en costos, en este caso de mano de obra o de mente de obra, es muy difícil que los puedas repercutir en tus precios si todo el mercado no los sube. Por eso no hay forma de que esto sea inflacionario”.

kg