Querétaro, Qro. El traslado de la línea de producción del pick-up Tacoma, de Baja California hacia la planta de Toyota en Guanajuato, podría implicar la atracción de la proveeduría que la firma automotriz sostenía en el norte del país, visualizó el cónsul general de Japón en León, Yasuhisa Suzuki.

Inicialmente la compañía nipona planteó que la planta guanajuatense concentraría la producción del modelo Corolla, la cual ahora será sustituida por el ensamble de la camioneta Tacoma.

El diplomático agregó que aún hay proyectos de inversión japonesa por arribar a la región, entre ellos la inauguración de la planta de Toyota en Apaseo el Grande, Guanajuato.

La Tacoma tiene fábrica en Baja California, entonces tal vez los proveedores que están en Baja California pueden bajar acá (...) Todavía tengo unas inauguraciones en el Bajío, poco a poco, porque falta acabar la ensambladora de Toyota, entonces los interesados vendrán , declaró.

En tanto, la industria de autopartes en Querétaro ha vislumbrado oportunidades de negocios para proveer a la armadora de Toyota.

El cónsul afirmó que varios proveedores de Toyota han comenzado a producir para la firma, entre ellas las que radican en el Bajío.

Sólo 30% son nacionales

Actualmente, se estima que sólo 30% de la proveeduría de las armadoras japonesas es mexicana, porcentaje que podría crecer a 60%, mientras en Tailandia, las firmas niponas contratan entre 60 y 70% de la proveeduría local, aunado a que empresas como Nissan han logrado adquirir hasta 85% de la proveeduría local en México.

Explicó que contrario a entidades como Aguascalientes, los proveedores del Bajío aún carecen de experiencia para adentrarse a la cadena de valor.

Muchos proveedores no han crecido tanto. La industria automotriz evoluciona rápido, ahora exige más censores o partes eléctricas y producción de materias de acero o aluminio o fibra de carbón (...) Para muchos todavía falta periodo para emprender como es la industria automotriz (...), aquí falta experiencia , expuso.

La industria demanda principalmente proveeduría de inyección de plásticos, productos de acero, así como circuitos electrónicos. En el caso de Toyota, la compañía suele buscar proveedores locales Tier 2 y Tier 3.

TLCAN

En cuanto a la coyuntura que enfrenta la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cónsul japonés consideró que con la cancelación de éste, México estaría amparado ante la Organización Mundial del Comercio.

Si anula el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, entonces regresa el compromiso que hay con la Organización Mundial del Comercio, que es que México regresa a aranceles de 15%, mientras que Estados Unidos sigue el compromiso con 3 o 4% de impuestos, entonces sólo México gana. Yo no creo que Estados Unidos quiera anular el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, porque si lo hace, sólo gana México , dijo.

Agregó que la incertidumbre que envuelve al TLCAN es uno de los factores que ha incidido en que inversionistas mantengan congelados algunos proyectos, aunque refirió que en esta decisión también impacta el tipo de cambio.

El cónsul señaló que los inversionistas observan las ventajas competitivas que muestra el peso frente al yen.

Puede que algunos proveedores, no sólo por asuntos del tratado, sino también por el tipo de cambio, la moneda mexicana es muy fuerte mientras que el yen es bajo, entonces el empresario siempre calcula ganancia, ellos comparan las ventajas entre Japón y México , concluyó.

viviana.estrella@eleconomista.mx