La eliminación del pago de licencias de funcionamiento de comercios en el municipio de Querétaro no es la solución que requiere el sector, pues es el exceso de trámites en donde está el alto costo para quienes poseen un negocio, coincidieron los representantes de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) en el estado.

Roberto Ruíz Hernández, presidente de la Canaco, destacó que el exceso de trámites en la apertura de nuevos comercios, así como en los refrendos de los ya existentes, implica altos costos de hasta 100,000 pesos y un plazo de cinco meses para cumplir con el exceso de requisitos, mientras que el costo de una licencia es mínimo en comparación, entre 150 y 500 pesos.

El líder expresó lo anterior al ser interrogado sobre las nuevas disposiciones del gobierno municipal de eliminar el pago de licencias, así como condonar multas y recargos a comercios morosos.

No es lo que realmente necesita el comercio, ya que el costo real para que funcione no depende del costo de la licencia, sino de los muchísimos tramites a realizar. Los requisitos para obtener el aval del municipio y la licencia es básicamente ya el paso final , dijo.

Aseguró que como representante del sector, no se pide la eliminación de los trámites, sino que éstos sean adecuados para que los negocios estén regulados y que la tramitología tenga un tiempo adecuado.

No obstante ello, dijo que los 11,800 comercios afiliados a la Cámara se verán beneficiados con las nuevas disposiciones.

En tanto que el presidente de la Canacope, Eduardo Chávez Hidalgo, aseguró que aun cuando esta nueva disposición es un buen inicio para alentar la estrategia de regularización del sector, no establece políticas públicas adecuadas para el sector.

Deben eliminarse los requisitos para lograr un verdadero impulso del comercio , dijo.

Indicó que de los 37,700 comercios afiliados a la Canacope, 15,000 serán beneficiados con la eliminación del pago de licencias. Esperan un refrendo de 80 por ciento.

sirse.rosas@eleconomista.mx