Puebla, Pue. La realización de obras en el aeropuerto internacional de Puebla “Hermanos Serdán” para darle más dinamismo a la terminal de carga, sería de beneficio para el sector de la construcción que vio interrumpida sus actividades por la pandemia, pero dependerá de que el gobierno estatal logre obtener el 50% de la concesión. 

Héctor Sánchez Morales, presidente de Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) local, comentó que un grupo socios tiene una propuesta viable para sacar de la subutilización a esa terminal ubicada en el municipio de Huejotzingo. 

Ahondó que el proyecto también involucra ampliar la carretera que se conecta con la autopista México-Puebla, el cual es de solo dos carriles, pero que en esas condiciones es inadecuada para la movilidad de cargas y eso hace que las empresas no usen la terminal para envíos de productos o recepción de materiales. 

Al menos 50 socios participan en esa propuesta, la cual costó dos años elaborar y que en el 2021 puede concebirse si hay disposición de las autoridades, quienes reconocen el potencial de la terminal, pero no ha prosperado en su uso desde que se hizo hace más de 20 años. 

Sánchez Morales expuso que tienen datos de que la terminal aérea solo mueve al año 1,000 de 73,000 toneladas posibles, sobre todo porque no hay continuidad de las empresas locales en exportaciones por esa vía. 

Mencionó que hasta 17,000 toneladas de carga son susceptibles para transportarse en vuelos desde Puebla, cantidad suficiente para hacer funcional la terminal que es operada por el organismo público descentralizado Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA). 

Mejorar carretera 

Insistió que también deben ver la infraestructura vial tanto adentro como afuera de la terminal para hacerla atractiva, por ello los constructores de la CMIC plantean ese proyecto que en anteriores administraciones no consideraban, porque era demasiado invertirle, cuando había otras prioridades en el presupuesto. 

“Puebla no se merece tener un aeropuerto como semi elefante blanco, ya que su ubicación da para tener más para vuelos comerciales y privados, además en la parte de rutas a otros destinos no está a su máxima capacidad, el cual es una alternativa para quienes viven en Tlaxcala”, apuntó. 

Además, destacó, podría ser una alternativa no solo para las industrias locales automotriz, de textiles y alimentos que tienen exportaciones continúas a Estados Unidos, sino que ayudará al sur-sureste del país en sus actividades comerciales. 

Desde el 2014, ASA tiene la concesión a 50 años de la terminal poblana, tras disolverse la sociedad del gobierno estatal, en el periodo de Rafael Moreno Valle con la Operadora Estatal de Aeropuertos, propiedad del empresario Ricardo Henaine Mezher.