Puebla, Pue. El gobernador Miguel Barbosa Huerta solicitará en el 2022 a la Federación que se le pueda otorgar 51% de la concesión de la terminal de carga del Aeropuerto Internacional de Puebla para que lleguen inversiones privadas, con el fin de convertirlo en el más importante del sureste del país.

Durante rueda de prensa virtual, indicó que se trata de uno de los proyectos más importantes de su administración, que se encuentra en el municipio de Huejotzingo, el cual contribuye al desarrollo económico del estado.

En la actualidad, la operación de la terminal Hermanos Serdán está concesionado por 50 años al organismo público descentralizado Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) desde octubre del 2014, oficializado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

El mandatario poblano recordó que los aeropuertos son federales, pero en algún momento, en el caso de Puebla, se entregó 50% de la operación a las administraciones estatales, por lo que desde el año 2001 estaba concesionado a la Operadora Estatal de Aeropuertos para su operación y desarrollo, la cual era propiedad del empresario Ricardo Henaine Mezher.

Sin embargo, el 29 de noviembre del 2011, el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas extinguió por decreto a esa operadora debido a incumplimientos y entregó la operación total a la OPD de la Federación.

En este contexto, Barbosa Huerta dijo que ahora las condiciones son distintas, porque hay una proyección del gobierno federal para invertir en la terminal poblana, lo cual despierta el interés de su gestión por tener parte de la concesión para el sector privado.

Recursos

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 se incluyó al aeropuerto poblano para destinarle 112.8 millones de pesos para su modernización.

Este monto forma parte de un proyecto de inversión de tres años para la terminal, por lo que se considera también destinar 166.5 millones de pesos en el 2023 y en el 2024, 92.4 millones.

Miguel Barbosa indicó que si hay intervención del sector privado local contribuirá al desarrollo de la terminal aérea, y también implica que su administración garantice la seguridad en la zona de Huejotzingo.

Mencionó que hay interés de empresas privadas por fortalecer las operaciones de carga y descarga, en donde hay subutilización de muchos años que no se ha podido resarcir, pero que ahora ven la oportunidad, siempre y cuando la Federación acceda.

estados@eleconomista.mx