Tijuana, BC. Más de 1.2 millones de pesos se han destinado a plantas certificadas en el proceso de la sardina,  con lo que a través de la Secretaría de Pesca y Acuacultura del estado (SepescaBC), se respalda a una industria que sostiene más de 2,000 empleos directos y alrededor de 6,000 indirectos, tanto en captura como en manejo y empaque.

De acuerdo con el titular de la SepescaBC, Matías Arjona Rydalch, pese a los altibajos en cuanto a los volúmenes de captura, la industria sardinera se mantiene como una de las más vigorosas de la entidad, con 24 barcos activos de 120 toneladas de capacidad en promedio, además de entre 12 y 15 plantas procesadoras de sardina en producción.

Explicó que el fenómeno climático de El Niño ha provocado la irregularidad en los volúmenes de captura de este pelágico menor, siendo el 2017 el año de mayor producción, con 98,646 toneladas, con valor de 180.8 millones de pesos, según datos registrados en el Reporte de Producción Pesquera y Acuícola de Baja California, publicado por el Sistema Nacional de Información para el Desarrollo Rural Sustentable.

Ese mismo reporte, dijo, indica que en el 2013, la pesquería de la sardina registró sólo 38,140.03 toneladas, con ventas por 51.8 millones de pesos; para el 2014 la captura ascendió a 90,396.02 toneladas, con facturas por 88.7 millones; en el 2015 se pescaron sólo 37,468.44 toneladas, para recaudar 34.5 millones; y en el 2016 se reportó un volumen de 51,097 toneladas, a un costo de 79.1 millones de pesos.

Arjona Rydalch destacó que la sardina representa una de las pesquerías más tradicionales de Baja California, cuya flota es una oportunidad de sustento y arraigo a muchas familias de la entidad, y especialmente de Ensenada.

La sardina, singularmente de la especie Monterrey, se captura en el litoral del Océano Pacífico y su proceso contempla presentaciones en fresco y congelado, además de ser la principal alimentación del atún aleta azul, que se exporta principalmente a oriente.

Aportación

Actualmente, Baja California aporta 10% del valor de la producción nacional de pescados y mariscos, lo que posiciona a la entidad en el tercer lugar en importancia para esta industria, aunque la intención es proyectarla para convertirse en líder nacional.

Durante el 2017, el valor de la producción pesquera del estado, medido en pesos, aumentó, para ubicarse en el tercer lugar por estados, alcanzando 9.5% del valor total nacional, por encima de Baja California Sur, superado sólo por Sonora y Sinaloa; estos cuatro estados limitan con el Mar de Cortés, que producen 61.5% del valor total nacional, según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

estados@eleconomista.mx