Este fin de semana, autoridades capitalinas dieron a conocer el decreto de disolución de la empresa de Participación Estatal Mayoritaria de la Ciudad de México (PROCDMX), creada por la administración local anterior, cuyo fin era generar zonas de desarrollo en ciertos puntos de la urbe.

De acuerdo con lo publicado en la Gaceta Oficial de la capital, para poder llevar a cabo el proceso de extinción de la empresa se mantendrá su personalidad jurídica y continuará las funciones del Consejo de Administración de PROCDMX.

“Para la disolución de la empresa de participación estatal mayoritaria denominada PROCDMX, la Secretaría de Administración y Finanzas de la Ciudad de México, en su calidad de dependencia coordinadora de sector, emitirá las bases para el desarrollo del proceso y designará al liquidador”, se lee en el documento oficial.

Entre las acciones que realizará el liquidador destaca que coordinará el levantamiento e integración del inventario de activos financieros y no financieros pertenecientes a PROCDMX, y someterá a dictamen del auditor designado por la Secretaría de la Contraloría General de la Ciudad de México los estados financieros inicial y final de disolución.

También informará mensualmente a las secretarías de Administración y Finanzas y a la de la Contraloría General, ambas de la Ciudad de México, y formalizará el acta de entrega-recepción de los activos financieros y no financieros de PROCDMX.

Al respecto, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que entre las razones para tomar esta decisión sobresale que se perdió el objetivo de la empresa, que era realizar intervenciones sociales y, en su lugar, se generaban desarrollos inmobiliarios con fines comerciales.

“Cuando llegamos, pensamos que a lo mejor nos podría ayudar a algunas acciones y después nos dimos cuenta de que no tenía ningún sentido mantener esta empresa. Ustedes recuerdan que está Servicios Metropolitanos desde hace muchos años en la ciudad, con la que se creó Santa Fe. Nos está ayudando ahora, por ejemplo, a algunas obras de reconstrucción en la ciudad; entonces, por eso tomamos la decisión de que no tenía ningún sentido ya mantener esta empresa y en realidad ya prácticamente no tenía recursos”, sostuvo la mandataria capitalina.

Suspensión de centros comerciales

Sheinbaum Pardo reiteró que esta eliminación de la paraestatal también implica que se suspenda el proyecto de construir un centro comercial en cada uno de los Centros de Transferencia Modal (Cetram) de la urbe. “En todos los Cetram se iban a hacer grandes centros comerciales (...) Fue como una exigencia que les puso el anterior Gobierno, de desarrollar centros comerciales”.

Sobre los centros comerciales cuyas construcciones ya habían iniciado, manifestó que los contratos ya fueron cancelados.

“Por ejemplo, en Constitución de 1917 se logró cancelar ese contrato y se hizo la preparatoria y las distintas obras que estamos haciendo ahí. En el caso, por ejemplo, de San Lázaro, se bajó completamente y ya no va a haber plaza comercial, sencillamente va a ser un Cetram y está concesionado a quien tiene la propia unidad de transporte foráneo, la empresa que tiene eso desde hace muchísimos años”, reiteró la jefa de Gobierno.

estados@eleconomista.mx