Monterrey, NL. La tasa de participación económica de las mujeres aumentó de 36.2 a 47.5% entre 2010 y 2020. Si bien el porcentaje de mujeres económicamente activas incrementa con el nivel de escolaridad, aún entre quienes tienen educación superior, 3 de cada 10 permanecen fuera del mercado laboral, según los Censos de Población y Vivienda de 2010 y 2020, del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Del total de la población ocupada 37.9% son mujeres, destacando su ocupación en el sector comercio con un 42.0%; le sigue el sector servicios no financieros con 41.7% y el sector manufacturero con 30.4 por ciento.

Durante 2020, en el estado, 18,906 mujeres dejaron o perdieron su trabajo, lo que significó una disminución del 2.0% en la cifra de mujeres ocupadas, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo primer trimestre de 2020 y Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición (Enoe) del cuarto trimestre del año pasado.

Las trabajadoras independientes participan mayoritariamente en el sector terciario (88.1%) en actividades de comercio, restaurantes y servicios diversos. Una de cada diez trabajadoras independientes es empleadora.

El sector terciario ha sido de los más afectados por las medidas de distanciamiento social implementadas para contener la pandemia por Covid-19 y las trabajadoras independientes se han visto particularmente afectadas por la suspensión de actividades no esenciales, indica la Encuesta Telefónica sobre Covid-19 y Mercado Laboral (ECOVID-ML).

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020, en el estado, se registran 2 millones 893,492 mujeres, este grupo representa el 50.0% de la población total.

Mientras que la edad mediana de la población total es de 30 años, misma que se presenta en el grupo de mujeres y tienen en promedio 1.9 hijos.

Por otra parte, el promedio de escolaridad de las mujeres de 15 años y más es de 10.6 años.

Funcionarias y directivas

En Nuevo León, nueve de cada diez mujeres mayores de edad están en desacuerdo con el prejuicio de que las mujeres tienen menos capacidad que los hombres en cargos directivos, según la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2017.

Del total de la población ocupada de 25 años y más que se desempeñan en puestos directivos de los sectores público, privado y social, 34.1% son mujeres. La menor brecha de género ocurre en los grupos de edad de 25 a 29 años y de 40 a 44 años, en donde las mujeres que trabajan como funcionarias o directivas representan el 52.4 y 50%, respectivamente, según la Enoe del cuarto trimestre de 2020. 

En el servicio público municipal, en 2010 las mujeres ocupaban el 17.2% de los puestos de alta dirección, para 2018 esta cifra aumentó a 27.2%, de acuerdo con el Censo de gobiernos municipales y demarcaciones territoriales (2011 y 2019).