Cancún, QR. La paulatina reapertura de hoteles el próximo 8 de junio implicará también la reactivación parcial de las playas, cerradas desde hace dos meses.

La asociación civil Altamare propone que el proceso de normalización sea ordenado, evite aglomeraciones de personas y que las playas no se abran en su totalidad, manteniendo la sana distancia.

La propuesta para la reapertura de las playas consiste en considerar la nueva normalidad; proceso escalonado, priorizando el turismo nacional; generar  confianza entre visitantes, habitantes y prestadores de servicios turísticos; instalar letreros con los lineamientos para el uso de cada zona de playas; limitar el uso de cubrebocas, caretas o guantes en las zonas de arena y mar; no aplicar químicos para sanitizar la superficie de arena; respetar horarios y zonas establecidos para cada usuario, y establecer una guía operativa con bases científicas.

En este contexto, el gobierno de Quintana Roo anunció que habrá vigilancia permanente en los arenales para verificar las medidas sanitarias.

El mandatario Carlos Joaquín González explicó que junto con los hoteles que han anunciado su reapertura el próximo 8 de junio se reabrirá el acceso a las playas de manera limitada (otros lo harán el 15 de junio), a 30% de la capacidad del centro de hospedaje, lo mismo que su frente de playa.

Se desplegará un grupo de voluntarios con chaleco amarillo para asistir a los bañistas sobre las medidas que deben seguir para poder acceder a la playa, como el uso de cubrebocas obligatorio.

Carlos Joaquín recordó que además de la certificación lanzada por su gobierno, los propios centros de hospedaje han implementado nuevos protocolos.

[email protected]