Cancún, QR. Chetumal está resintiendo el alza en impuestos y en pagos de derechos en los tres órdenes de gobierno, acotada por la nula diversidad económica, el cierre de empresas, despidos y el crecimiento del ambulantaje y la economía subterránea, lo que afectará el desarrollo económico y social, advirtió Eloy Quintal Jiménez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE ) y de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) en la ciudad.

“La situación del empresariado local ha sido muy complicada y se ha agravado desde el alza del IVA de 11 a 16%, la homologación de la Unidad de Medida y Actualización y más recientemente con la implementación de nuevos derechos, lo que contrasta con el nulo crecimiento económico en el municipio de Othón P. Blanco”, dijo.

“El hecho de que empresas medianas y pequeñas estén cerrando en diversos giros, con el consiguiente desempleo, debe ser medido por las autoridades como un riesgo latente de descomposición social y familiar”, expuso.

Eloy Quintal explicó que en este contexto se está resintiendo la carencia de inversión en obras públicas federales y municipales, pues tanto “la contratación que preferentemente debe ser local como el flujo correcto del circulante de la industria de la construcción y vivienda, están limitadas”.

“La proveeduría se ha desplomado ante la mínima demanda por parte de los diferentes órdenes de gobierno, afectando en cadena a los diferentes eslabones de la producción en diferentes segmentos, como el agropecuario, el alimenticio y el comercial. De ahí la premura para que se reactiven las compras y adquisiciones públicas para reactivar diversas áreas de la economía local y regional”, añadió.

El empresario expuso que aunado a lo anterior, la zafra del año pasado en el sector cañero fue muy mala ya que hubo sequía, afectando miles de hectáreas y una de las principales actividades económica del sur del estado.

Consideró que el único sector que se ha movido de forma positiva y paulatina ha sido el turístico, “pero es insuficiente, ya que la derrama económica se concentra en hoteles, restaurantes y prestadores de servicios turísticos”.

Enfatizó que el CCE de Chetumal ha propuesto diversas acciones en bien de un trabajo conjunto, la cual “está en los escritorios de los tomadores de decisiones”.

Promesas

Quintal Jiménez recordó que se generó una gran expectativa respecto al traslado de la Secretaría de Turismo federal a Chetumal, cuyo objetivo era dar un impulso económico a la capital del estado derivado de la llegada de trabajadores de la dependencia y la dinámica de trámites y gestiones de todo el país que se supone se generarían en torno a esta secretaría.

“Se esperaba que una parte importante de la plantilla laboral llegara a Chetumal, pero a la fecha sólo cuatro personas han llegado”, insistió.

Además, lamentó que hasta el momento no se haya cumplido la promesa presidencial de reducir el IVA y el ISR, así como aumentar al doble el salario mínimo y homologar los precios de los combustibles, la cual también generó amplias expectativas de reactivación y diversificación económicas con la llegada de nuevas firmas y giros empresariales, “ha quedado trunco, pues nunca se cumplió la creación de esa zona libre, tal como sí ha sucedido en la frontera norte del país.

Alicientes

Sin embargo, el líder empresarial reconoció que con la reciente renovación del decreto de región fronteriza se abren oportunidades si se crean empresas importadoras, atraídas por la posibilidad de utilizar el Tren Maya como medio de distribución de las mercancías que puedan producirse en la capital del estado, específicamente en el Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico que ya se construye en la ciudad.

Agregó que durante este 2020 serán fundamentales las alianzas entre empresas locales y nacionales, ya que en el tema del Tren Maya serán primordiales para garantizar que la derrama económica de dicho proyecto se quede en el estado y no sólo en manos de los grandes consorcios.

[email protected]