Guadalajara, Jal. Comerciantes del mercado de abastos de Guadalajara, la segunda central de abastos más importante de México, advierten un incremento de hasta 20% en el precio de los alimentos al consumidor final y riesgo en la seguridad alimentaria del país, como resultado de las modificaciones a la Ley de Movilidad que este martes aprobaron diputados locales, mismas que incluyen la regulación del transporte de carga.

Las reformas aprobadas por el Congreso local contemplan restringir el horario de ingreso para los camiones de carga a la zona metropolitana de Guadalajara, y facultan al Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) para cobrar un permiso para que el transporte pueda entrar y salir de la ciudad durante el horario restringido.

El presidente de la Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos (UCMA), Salvador Hernández Navarro, advirtió que la restricción afectará la cadena de suministros alimenticios para 40 millones de habitantes de los estados a donde se distribuyen alimentos desde la central de abasto de Guadalajara.

Además de Jalisco, dijo, también resultarán afectados Colima, Nayarit, Michoacán, Aguascalientes, Zacatecas, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Baja California, Baja California Sur y San Luis Potosí.

Para dimensionar la afectación, el presidente de la UCMA indicó que el mercado de abastos de Guadalajara moviliza diariamente 21,000 toneladas de alimentos y recibe, cada día, alrededor de 60,000 personas.

“¿Quién va a pagar ese incremento en los fletes?, ésta es una afectación directa que va, además de la cadena de suministro, va directamente a la canasta básica de los productos”, advirtió Hernández Navarro.

Los empresarios, de sectores como el autotransporte de carga, distribuidores de alimentos, maquiladores, importadores de materias primas e industriales, en general, agremiados a la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram), la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, UCMA y la Asociación de Industrias Maquiladoras y Manufactureras de Exportación, acudieron al Congreso a exponer sus argumentos.

Se dijeron dispuestos a aceptar la restricción en los horarios de circulación, pero no el cobro del permiso ni la obligación de permanecer a lo largo de los accesos carreteros toda vez que no se dispone de estacionamientos con servicios para garantizar la seguridad de los conductores.

“Solamente un tema: ¿dónde van a realizar sus necesidades fisiológicas? En el macrolibramiento, que es la solución anunciada por todo mundo, debo decirles que no hay un solo baño, un sanitario, no hay una gasolinería de servicios, no hay nada, y no hay seguridad. ¿A dónde están orillando entonces al sector del autotransporte que es una industria fundamental en el desarrollo de este estado?”, señaló por su parte, el vicepresidente de la Conatram, Manuel Sánchez Benavides.

En tanto, el gobernador Enrique Alfaro aseguró que las restricciones al transporte de carga se harán efectivas a partir del 1 de enero del 2020 e indicó que los paraderos para que los transportistas esperen mientras pueden ingresar a la ciudad, dependen de la Iniciativa Privada que deberá construirlos.

“No hay ningún compromiso ni necesitamos pedirle permiso a nadie para tomar las medidas en beneficio de la ciudad. El tema está ya en el Congreso y será el Congreso el que determine la redacción final, las reformas a la legislación”, comentó Alfaro Ramírez.

Antecedentes

Las reformas a la Ley de Movilidad, que prevén la regulación del transporte de carga en el área metropolitana, tienen como objetivo reducir los accidentes de tránsito, la carga vehicular y la contaminación que genera la circulación de transporte de carga en la ciudad durante las horas pico de la mañana; es decir, de 6 a 9 de la mañana.

Aunque los diputados de la Comisión de Movilidad y Transporte en el Congreso local no han especificado a los empresarios el costo del permiso anual para poder circular durante los horarios restringidos, el sector privado tiene conocimiento de que la pretensión es cobrar 18,000 pesos por camión y 36,000 pesos para los de doble remolque.

Argumentos, insuficientes

Pese a los argumentos presentados por el sector privado, el pleno del Congreso aprobó las reformas a la Ley de Movilidad del estado de Jalisco y facultó al Imeplan para que establezca el perímetro en el que se realizará la restricción a la circulación del transporte de carga

En tanto, el costo de los permisos especiales para transitar en horario restringido lo definirán los diputados cuando aprueben la Ley de Ingresos 2020.

[email protected]