Aunque sus características no se ajustan plenamente al de las tiendas de conveniencia, el más reciente formato lanzado por Wal-Mart, Bodega Aurrerá Express, representa una apuesta firme del gigante minorista por fortalecer su presencia en la línea de las ventas de menor escala.

Solamente en los últimos dos años se han abierto 250 nuevos establecimientos.

Antonio Ocaranza, director de Comunicación Corporativa de Wal-Mart de México, comentó al respecto que la intención del corporativo es atender las necesidades de grupos de la población para quienes resulta complicado o es poco atractivo desplazarse hacia los grandes hipermercados para hacer sus compras. Sin embargo, negó que con ello se compita directamente con las tiendas de conveniencia.

Cuando nos enfrentamos a un achicamiento del bolsillo de los consumidores, como sucede en entornos de crisis, hay que ofrecerles marcas accesibles y la cercanía de los establecimientos para que puedan ahorrar en transportación y así tengan la oportunidad de destinar esos recursos a otras necesidades , acotó.

Para el experto de Deloitte,­ Francisco Cisneros, la más reciente modalidad de tiendas de Wal-Mart compite de manera más directa con el canal de comercio tradicional (estanquillos y misceláneas), en el que percibe potenciales afectaciones en caso de que no se modernice, si bien descartó su desaparición.

El perfil del consumidor objetivo de Bodega Express es más parecido al de aquel que acostumbra comprar en los estanquillos y misceláneas. Estos negocios son los que podrían sufrir repercusiones por la competencia de este formatoE, refirió.

Finalmente, aunque Ocaranza declinó aventurar proyecciones acerca de la expansión en el mediano y largo plaza de Bodega Express, indicó que es previsible que sea el segmento de Wal-Mart con crecimiento más dinámico en los próximos años.

oamador@eleconomista.com.mx