Luego de que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) colocara este jueves sellos de suspensión en instalaciones de las aerolíneas de bajo costo VivaAerobus y Volaris en los aeropuertos de San Luis Potosí y Puerto Vallarta, por cobro de tarifa básica sin incluir equipaje de mano, la primera aerolínea informó que cumple con la regulación establecida y la segunda se mantuvo en silencio.

La medida no ocasionó la suspensión de venta de boletos para no afectar a los pasajeros en el inicio de un fin de semana largo.

“Las políticas de equipaje de VivaAerobus cumplen cabalmente con lo que estipula la Ley de Aviación Civil. La tarifa base o regular de la aerolínea, Viva Smart, incluye dos maletas de mano que suman hasta 15 kg en total y 25 kilogramos de equipaje documentado como está indicado en la regulación vigente”, se detalló en un comunicado de prensa.

Sin embargo, la aerolínea de bajo costo explicó que, conscientes de las necesidades del pasajero y con base en su modelo de negocio, fue un paso más allá en cuanto a la personalización de vuelos en beneficio de su economía.

Por tal razón, también cuenta con las tarifas Zero, Light y Extra que implican un importante descuento al pasajero por renunciar a su derecho de portar equipaje. En todo momento, el pasajero es informado durante el proceso de su compra sobre qué puede transportar en función de la opción de viaje que contrata.

Dichas tarifas preferenciales, refirió la aerolínea, se enmarcan bajo lo que establece la Ley General de Aviación Civil en el Capítulo X Bis de los derechos y las obligaciones de los pasajeros, Artículo 47 Bis, Apartado X, Cuarto párrafo: En caso de que el pasajero decida viajar sin equipaje, el concesionario o permisionario podrá ofertar una tarifa preferencial en beneficio del pasajero.

“VivaAerobus recuerda que uno de los pilares de su modelo de ultra bajo costo siempre ha sido ofrecer precios bajos a fin de poner al alcance de más personas la posibilidad de viajar en avión. En consecuencia, su propuesta ofrece a los pasajeros la posibilidad de personalizar su vuelo para que sólo paguen por lo que realmente necesitan bajo un modelo de desagregación de servicios opcionales, materializado también en sus políticas de equipaje, siendo este esquema una tendencia habitual en la industria aérea a nivel global”, se informó.

rrg