El modelo de ultra bajo costo en la aviación no es sinónimo de mal servicio sino de disrupción y vamos a mostrarlo una vez más con nuestra llegada a México, en donde estimularemos la competencia y el turismo, afirmó Félix Antelo, CEO de la colombiana Viva Air.

A partir de la primera semana de junio, la aerolínea comenzará a operar las rutas Medellín-Ciudad de México, Medellín- Cancún y Bogotá-Ciudad de México, que serán las primeras que superen las tres horas de vuelo que tienen sus aviones en sus rutas internacionales a Lima, Perú, y Miami, EU. La ruta México-Lima también está en su horizonte.

Sus tarifas en vuelos dentro de Colombia son menores el 30% respecto a su competencia y en las operaciones a México serán “más atractivas”: el 40% en promedio.

“México es uno de los países que ha resistido los efectos de la pandemia en el turismo. No se solicitan pruebas para entrar. Vimos oportunidad de mercado porque no hay un competidor (Interjet) y las frecuencias no se reemplazaron”, explicó Antelo en entrevista.

El mismo potencial fue visto por directivos de VivaAerobus y Volaris, quienes luego de hacer los trámites requeridos planean volar por primera vez entre México y Colombia durante el segundo semestre del año. Ahora, la conectividad está a cargo de Aeroméxico, Avianca y Aero República (Copa).

“Bienvenida la competencia. Estoy seguro que el mercado se va a duplicar o triplicar en un año si se materializa la entrada de todos los jugadores. El turismo y el comercio entre los dos países se beneficiará”, agregó el CEO.

Potencial

Durante el 2019, llegaron a México 602,832 viajeros colombianos, lo que representó un incremento del 8%, respecto al año previo, y en el 2020 pasado sumaron 169,689, el 71.8%, menos por las restricciones de viaje.

En su currículum, Félix Antelo supera 20 años de experiencia, por lo que viajar forma parte de su vida. El registro de cada recorrido de trabajo y descanso está guardado en un archivo de su computadora. En video reunión compartió dos datos: durante el 2010, en su paso por la chilena LAN, hizo 84 vuelos y en el 2019, el primer año completo en Viva Air, sumó 88.

“Viajo mucho. Anoto siempre la experiencia con ánimo de mejorar y felicitar lo que se hace bien. Entre los ajustes que hemos hecho está el agregar una fila en los embarques, incorporar el uso de tarjetas de crédito para venta a bordo y cambiar el discurso de la tripulación. Viva Air es una compañía joven de bajo costo y disruptiva”, detalló.

Por el momento, la aerolínea tiene 16 aviones Airbus de 188 asientos con una antigüedad de un año (iniciaron en el 2012 con tres aviones de 12 años de vida). Antes de que termine el 2021 recibirán cinco más y en los siguientes cuatro años tendrán 25 más.

- Los vuelos a México serán los más largos para ustedes, ¿qué ofrecerán a los pasajeros?

- Lo principal es que serán en aviones nuevos con asientos delgados y cómodos. Reforzamos el servicio a bordo con más opciones en alimentos frescos y bebidas. Hay una ventaja en las tarifas, que es algo que pesa y más si viaja en familia. Además, exploramos ofrecer algún tipo de streaming para entretenimiento a bordo con los dispositivos personales, pagando un monto mínimo.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx