La semana pasada, Miguel Galuccio, expresidente de YPF y actual chairman y CEO Global de Vista Oil & Gas, y Gastón Remy, CEO para Argentina de la compañía (que es el más nuevo emprendimiento petrolero en el país) pusieron en marcha la empresa. Fue en el campo de Catriel, Neuquén, en lo que es una de las empresas recientemente adquiridas por Vista Oil & Gas: Entre Lomas.

Galuccio logró reunir 800 millones de dólares para invertir en gas y petróleo no convencional en la región.

Desde el campo de producción, a 130 kilómetros de Neuquén capital, Remy explicó a El Cronista el alcance del emprendimiento y el sentido del salto de ser el CEO de la multinacional Dow para una compañía que él mismo define con las formas de una startup.

¿Conocías a Miguel Galuccio?

Con Miguel se desarrolló una relación, esas de las que más se fortalecen, teniéndolo del otro lado de la mesa. Y como socio, cuando él estaba en YPF y yo en Dow, estuvimos muchos años negociando lo que fue El Orejano, que hoy es el campo de shale gas de producción más grande del mundo, fuera de Norteamérica.

¿Qué es lo primero que viene ahora, desde lo operativo, los primeros pasos o los cambios grandes?

Venimos de la transacción, el financiamiento, la estructura del SPAC, que fue la recolección de 800 millones de dólares de inversionistas internacionales. Hace dos semanas los accionistas nos apoyaron con la aprobación de esta compra y la aprobación del management, y a partir de ahora la empresa se transforma en una compañía operativa, con estos activos que son Entre Lomas y Medanito. Ahora viene poner en valor todos esos recursos convencionales, de una compañía tan tradicional. Y todo eso desde una compañía que tiene la lógica de startup, la lógica de hoja en blanco. A mí me toca ahora el rol de liderar la operación de Vista en Argentina, esto es un nuevo animal que llega al país, a Vaca Muerta, como compañía pública pero independiente y de un tamaño distinto a las grandes tradicionales.

¿Hay una cifra de inversión que ya estén pensando para Vaca Muerta concretamente?

Esta es inversión directa que llega a Argentina por los cinco continentes, inversionistas sofisticados por 800 millones de dólares. El plan de crecimiento es de quintuplicar o triplicar la cantidad de barriles equivalentes en los próximos tres a cinco años. Estamos hablando de mínimo 3,000 millones de dólares de inversión los próximos cinco años.

¿Qué involucra esa inversión?

Incluye mantener la operación convencional, que la queremos mantener, y va a ser la que nos va a dar soporte en esta primera etapa, fundamentalmente todo lo que es shale.

Hay un tema con los precios del petróleo. ¿Cómo es la perspectiva y qué es lo que puede aportar esta organización de la producción de Vista?

El precio del petróleo no lo controlamos, eso está claro. Pero podemos controlar los costos, y me parece que el verdadero foco que tenemos que tener, no sólo como Vista sino como industria, es cómo vamos a bajar los costos para ser más competitivos, más productivos.

Sin el acuerdo sectorial, ¿se hubiera podido hacer este proyecto?

Yo no me quiero limitar al acuerdo sectorial. Este proyecto no se podría haber hecho hace cuatro o cinco años. Creo que, en los últimos dos años, se generaron toda una serie de transformaciones que a veces nos cuesta verlas pero que van pasando y que generan ejemplos como éste.