Las exportaciones diarias de carne bovina y de pollo de Brasil se desplomaron 99.87%, de acuerdo con datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios, que tras el escándalo de corrupción que involucra a los principales productores del país ordenó un seguimiento diario de la evolución de las ventas.

El martes, Brasil vendió el equivalente a 74,000 dólares, cuando el lunes facturó 60 millones, en sintonía con el valor medio de las exportaciones diarias del sector, de 63 millones de dólares. Se trata de una clara repercusión del escándalo que se conoció el viernes pasado, cuando la fiscalía nacional denunció a 21 compañías frigoríficas por practicar delitos de corrupción, usar productos cancerígenos para maquillar cortes en mal estado y adulterar etiquetas para falsear la fecha de validez, entre otros hallazgos. Todo, con la venia de inspectores sanitarios que fueron sobornados para autorizar esas ventas.

De acuerdo con el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, Brasil podría perder 10% de su participación del mercado global del sector. En el 2016, Brasil realizó envíos de carne bovina por 4,344 millones de dólares y de carne de pollo por 5,946 millones de dólares. Estas exportaciones se encuentran entre las diez principales fuentes de ingresos del país, por debajo de la soya, los minerales, el crudo y la caña de azúcar.

El ministro Maggi dijo a una comisión del Senado que la principal preocupación era que China y Hong Kong no tomen medidas definitivas contra el ingreso de carne de Brasil, el mayor productor mundial de carne de res y pollo. China es el segundo mayor comprador de Brasil de carne bovina y de pollo, mientras que Hong Kong se ubica en la quinta posición.

El ministro añadió que a menos de que se tomen acciones rápidas por parte del Gobierno, Brasil podría demorar hasta cinco años en recuperar su participación de mercado.

undefined

Este miércoles, tocó el turno a Sudáfrica y a Francia en declarar la alerta a las importaciones de carne brasileña. Sudáfrica anunció una suspensión parcial de sus importaciones y que bloquearía los productos de las 21 compañías implicadas en la indagación. Autoridades portuarias también realizarán pruebas a la carne procedente de Brasil en busca de patógenos como la salmonella.

En el caso francés, las autoridades decidieron "reforzar los controles" de la carne brasileña. Informó que pedirá además a la Comisión Europea tomar todas las medidas necesarias para asegurar la protección de los consumidores , de acuerdo con fuentes gubernamentales citadas por la agencia mexicana Notimex.

En un nuevo intento por paliar la crisis, el Gobierno de Brasil instó a los países de la Organización Mundial de Comercio (OMC) a abstenerse de restringir de manera "arbitraria" el acceso a sus carnes. Aseguró en una reunión del Comité de medidas sanitarias y fitosanitarias de la OMC en Ginebraque ha actuado de forma "transparente y cooperativa" y espera que "los países miembros de la OMC tomen en cuenta toda la información" brindada, según fuentes cercanas a la institución multilateral citadas por la agencia francesa AFP.

Brasil, primer exportador mundial de carne bovina y de pollo, "espera que los miembros de la OMC se abstengan de adoptar medidas que constituirían restricciones arbitrarias contrarias a las reglas de la OMC", agrega el llamamiento.

La Policía Federal brasileña (PF) reveló el pasado 17 de marzo un esquema en el que inspectores sanitarios recibían sobornos por parte de empresarios para autorizar el comercio de carnes no aptas para el consumo humano. Hubo más de 30 arrestos, tres plantas fueron clausuradas y 21 se hallan bajo inspección, sin derecho de exportar hasta el fin de las investigaciones.