En el 2016, las ventas de automóviles nuevos en Estados Unidos habrían registrado un nuevo récord al alcanzar una cifra de 17.5 millones de unidades, número apenas superior en 5,000 vehículos respecto del nivel del 2015, de acuerdo con los pronósticos de las consultoras J. D. Power y LMC Automotive.

La industria estadounidense reportará sus cifras definitivas de ventas el día de mañana y de confirmarse la expectativa de las consultoras, el 2016 será el séptimo año consecutivo de crecimiento del sector, la mayor racha de alzas desde los años 20.

No obstante, el avance tiene un matiz: durante el último año las ventas de automóviles pequeños han disminuido sensiblemente en favor de los vehículos medianos y las camionetas, como resultado del abaratamiento del precio de la gasolina en Estados Unidos y la mejora del poder adquisitivo.

Lo anterior podría tener como consecuencia el recorte de personal en las plantas enfocadas en la producción de vehículos chicos, como anunció recientemente General Motors sobre sus factorías ubicadas en Ohio y Michigan, donde planea eliminar 3,300 puestos de trabajo.

Los coches pequeños han sido muy buenos para Lordstown (Ohio, donde GM tiene una planta) (...) pero ahora tenemos una tormenta perfecta: bajos precios de la gasolina y la gente dispone de mayores ingresos para adquirir más grandes y costosos vehículos , dijo al diario estadounidense The Wall Street Journal, Glenn Johnson, el presidente del Sindicato Local de Trabajadores Automotores.

De acuerdo con un reporte de Barclays, las empresas armadoras estadounidenses estarán sufriendo las consecuencias de haber realizado una apuesta equivocada por los vehículos pequeños, ya que del 2010 al 2015 la industria agregó capacidad en sus fábricas norteamericanas para 1.2 millones de vehículos, por 800,000 unidades de camionetas SUV y crossovers.

Brian Johnson, analista de Barclays, prevé una recesión de vehículos sedanes , que obligará a las armadoras a recortar la producción de cerca de dos millones de unidades anualmente para poder elevar la producción de SUV y crossovers.

En noviembre pasado, las ventas totales de vehículos ligeros en Estados Unidos cayeron 8%, principalmente a causa de la contracción en la comercialización de coches tipo sedán, ya que las ventas de camiones ligeros (pick ups, SUV, crossovers y utilitarios) crecieron 7% y contaron por 60% de las ventas totales de automóviles en el vecino país.

[email protected]