El próximo lunes se reunirá el directorio de Pluna Ente Autónomo para resolver el pago de la cuota al Scotiabank por los siete aviones Bombardier que pertenecían a la aerolínea de bandera cerrada en julio de el 2012, y de la que el Estado uruguayo era garante.

El 15 de febrero se vence una nueva cuota por 8,5 millones de dólares. Como el fideicomiso que administraba los bienes de Pluna dejó de funcionar, el Ministerio de Economía y Finanzas avisó por carta el 27 de diciembre a Pluna Ente Autónomo que debía hacerse cargo de esa deuda.

El director blanco en el directorio del ente, Daniel Delgado Sicco, planteó su discrepancia, y aseguró que debe ser el MEF el encargado en pagar.

El presidente del organismo, Ignacio Berti, dijo a El Observador que su posición es favorable a asumir la deuda, vista la declaración de inconstitucionalidad decretada por la Suprema Corte de Justicia a la ley que sacó de la masa concursal a los aviones y creó el fideicomiso. De acuerdo a los compromisos, insistió Berti, Pluna Ente está obligado a pagar, y así procederá, ya que tanto él como el vicepresidente Jorge Perazzo, están a favor de hacerlo.

Estamos obligados a pagar, y el Estado no puede ser omiso , dijo el jerarca. Para hacer frente a esa obligación solicitarán asistencia económica al MEF, explicó Berti.

Según pudo saber El Observador en base a fuentes oficiales, el gobierno, por medio de Pluna Ente, piensa ejecutar la hipoteca que pesa sobre los siete aviones para cobrarse el dinero que adeuda al banco canadiense.

La interpretación, que debe ser atendida por la Justicia para que se cumpla, consiste en que Pluna Ente se coloca en el primer lugar de la cola de acreedores del concurso de la aerolínea para cobrar con prioridad por esa hipoteca.

Los aviones, a su vez, son el principal recurso con el que cuenta la sindicatura que gestiona el concurso de la compañía aérea para poder resarcir a los acreedores.

Hasta que el Poder Ejecutivo cerró la aerolínea, en la que el Estado tenía 25% de las acciones, Pluna Sociedad Anónima cumplió con los vencimientos de las cuotas ante el Scotiabank. Pero una vez que se presentó el concurso voluntario, fue el gobierno, con recursos de Rentas Generales (la caja del Estado) quien se hizo cargo de esa deuda.

En total, pagó hasta el momento 26,260,505 dólares por tres cuotas de más de 8 millones de dólares cada una. La garantía dada a Leadgate (el socio privado de Pluna) para que adquiriera los aviones cero kilómetro en 2008, fue una de las decisiones más cuestionadas.

Fue, además ,una condición que no estuvo a la hora de seleccionar al socio. Pero cuando el titular de la sociedad anónima panameña, Matías Campiani, solicitó la garantía, el gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010) se la otorgó.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica