Un artista francés conocido por sus enormes trabajos de graffiti sobre el césped que se ven desde el aire presentó su última obra en los Alpes suizos, una imagen relacionada con el coronavirus, una niña mirando hacia el horizonte.