Barcos de carga que zarpan del polo agroportuario argentino de Rosario están teniendo que dejar las terminales con un 25% menos de carga que la habitual, debido a la histórica bajante del río Paraná, que no se espera que mejore en los próximos meses, dijo la Cámara de Puertos Privados y Comerciales (CAPyM).

El Paraná es la vía fluvial por la que sale al mundo el 80% de las exportaciones de granos y productos agroindustriales de Argentina, un proveedor mundial clave de alimentos.

Sin embargo, debido a una prolongada escasez de agua en la cuenca del Paraná, en el sur de Brasil, el río actualmente se encuentra en su nivel más bajo de los últimos 77 años.

"Actualmente los barcos están cargando cerca de un 25% menos de lo que suelen embarcar, cuando el río está en niveles normales", dijo Guillermo Wade, gerente de CAPyM.

"Si la situación no mejora, y nada sugiere que vaya a hacerlo, estaremos perdiendo el 40% de lo que los barcos habitualmente cargan cuando los niveles de agua son normales", agregó.